OPINA "OREJANO ORIENTAL"
Comenta Antonio Romero Piriz lo que pasa en Uruguay, América y el mundo.

http://blogs.montevideo.com.uy/oriental |  Agregar a favoritos  | 
Mis artículos

29.11.2017 13:09

ESOS MININOS TAN AMADOS

En esta lucha eterna por la libertad, entre el bien y el mal, permítanme una pausa para el amor. 
Ayer mi gatita Floppy se fue a correr por el cielo de las mascotitas amadas, con su hermanito Pillín. A ambos los adoptamos recién nacidos, cuando estaban abandonados en una caja de zapatos en un muro.
Floppy tenía 17 años, y pasó de un sueño a otro.
Alguien me acercó esta reflexión de alguien que no conozco, en Facebook,  en la que me siento representado, por lo que la comparto:

Mauricio Kartun



Hace 14 años heredamos un gatito de meses. Mis hijos y mi mujer se entusiasmaban con tenerlo en casa. Yo con más congelado sentido práctico me resistía. Nunca me habían gustado demasiado esos bichos. Impredecibles. Un verano por hacerme el langa con una muchacha que gustaba mucho de ellos había alzado a uno en el puerto de Olivos y el muy mierda me había clavado las garras a la altura del codo. Cené haciéndome el distraído toda la noche con el brazo inflado como popeye pero a rayas.
Yo soy de los perros, decía, no me jodan a mí con los gatos.
Gato marrón. Alguna vez un pintor me había dicho que si mezclás todos los colores de la paleta da marrón, color caca me había dicho. No compraba jamás de los jamases ropa marrón, por ejemplo.
El gatito encima era marrón. Caca pura. Chocolate decían mis hijos buscandole la imagen positiva.
Si entra un gato salgo yo, dije un poquito sobreactuado de más. Pero se ve que ya había fayuteado tantas amenazas yo que ni pelota me dieron. O vieron la oportunidad de algún buen trueque.
Me dejaron bautizarlo para ver si me ponían más frufrú. Le pusimos Fausto.
Yo me sentaba a escribir, venía y se me sentaba arriba el hinchapelotas. Yo lo bajaba más o menos delicadamente. Y el pesado volvía. Como yo estaba mucho en casa me tenía de abrigo. ¿Qué soy, una estufa yo acá, carajo…? Resulta que acá se van todos y encima me lo banco yo todo el día al animal. Me di cuenta al final que era más fácil dejarlo hacer lo que quisiera, má sí, querés subirte, subite cabeza de termo. Cada tanto lo acomodaba para que no fastidie. Por lo menos es suavecito sentía.
Todos los días lo mismo. Eso. Y frotarse la cabeza contra mi oreja. Y ronronear. Y eso de tocarte la mano con la patita.
Y uno no es de fierro tampoco.
Cuando unos meses después la familia me escuchó decir en la mesa “mi gatito” hicieron silencio compasivo. Nadie se rió, pero yo no soy ningún tonto, eh.
Escribí todas mis últimas obras con Fausto a cuestas. El tipo entendía la mierda esta de la dramaturgia. Cuando se sentaba encima de un borrador era claro que me lo estaba curando. Fue el curador de cada borrador impreso. Este sí, este no. Cuando se levantaba aburrido y se iba al balcón yo entendía con claridad que no valía la pena seguir haciendo fuerza y me iba con él. Si yo regaba él seguía con atención de espectador fascinado el recorrido del agua que drenaba la maceta, y yo me colgaba pensando en la importancia de no perder el hilo del conflicto eje. A veces la cosa no avanzaba; y el tipo se ponía a maullar. Yo sabía: rompía la hoja, hacía seis bollos y jugamos un rato al metegolentra en la puerta de la cocina. A la vuelta siempre se me ocurría algún otro recursito salva escena. Era tan práctico todo en el bicho que me hacía pensar a cada momento en la limpieza de las estructuras, en la belleza de las elipsis, en lo bueno de ir al grano.
Hace un par de meses se enfermó. Los riñones. Estaba viejo y muy flaco. Lo llevábamos a la veterinaria, le pasaban suero y levantaba de nuevo unos días.
Anteanoche llovía fuerte. Pidió salir al jardín, le abrimos, y él que le disparaba al agua como a la peste, él que no se alejaba nunca de los límites del territorio que alguna vez había meado, se fue caminando medio errante bajo la tormenta y se internó en el terreno lindero. Lo salimos a buscar con paraguas y linternas y lo encontramos acurrucado en el quincho de un vecino.
Comprendimos que había llegado la hora. Se iba para terminar la vida alejado, ese atavismo raro y poético de los gatos.
Ayer murió. Hice un pozo tal vez demasiado profundo en el jardín y lo enterramos. Le planté unos helechos serruchos. Yo lagrimeé, mi mujer lloró. Ella dice que como yo lloro poco sufro el doble, y debe tener razón. Pero puedo escribir, que al final es catarsis también. Y despedirme en letras. Cada uno hace lo que puede.
Chau Fausto, Chau coautor.
Hoy salimos a caminar y a la vuelta lo extrañamos al entrar a la casa. Me saqué el ponchito marrón que enrollo sobre el abrigo marrón, que me calzo sobre mi camisa marrón (todos los que me conocen saben de esta manía monocromática que vaya a saber cómo me ha agarrado a mí desde hace varios años, si hasta medias marrones tengo en la fotito, sentado sobre mi sillón marrón).
Agarré la compu para seguir con la obra que me desvela pero no, salió esto.



10.05.2017 15:26

 

ALGO MUY RARO ESTÁ PASANDO CON MI TRÁMITE JUBILATORIO.

El primero de setiembre del año pasado empecé mi trámite jubilatorio en Enseñanza Secundaria, donde me desempeño hace 27 años.

El primer inconveniente fue con un comercio que tuve en la calle Maldonado 1648 esquina Minas desde 1974 a 1980.

Extrañamente el BPS no tenía ninguna documentación y se me envió al barrio a buscar testigos, sin éxito, porque la gente que conocía , o ha fallecido, o se ha mudado.

Luego el expediente pasó a UTU, donde trabajé de 1991 a 1999, y allí ha desaparecido la carpeta que al parecer era la única forma de demostrar que me desempeñé ahí.

Gracias a Dios he conservado certificados de mis años de actuación en UTU que espero que sirvan para sustituir lo que tan extrañamente se ha extraviado.

Me pregunto : ¿ es posible esto?

¿El BPS no debe tener copias de los aportes que hemos hecho, para sustituirlas si otras se extravían?

¿Puede ser que se pierdan de esta manera?

¿Uno tiene que guardar los certificados de donde trabajó hace 20, 30 o 40 años porque no hay seguridad de que el día en que se jubile eso conste donde debe constar?

Todo esto me huele muy mal.




11.08.2016 08:29

 

 

 

HAY UN ÁNGEL MÁS EN EL CIELO

Un día mi amado hijo Pablo llegó de la Facultad de Ingeniería con un gatito en el bolsillo.

Era tan pequeño que le pusimos de nombre “Chiquitín” . Y luego, como jugaba con las frazadas, fue un gatito con dos nombres,pues también le decíamos “frazadita”.

Hoy al amanecer su almita partió para unirse con la de Pablo, para volver a su bolsillo.

Descansa en paz. Te amamos.




06.08.2016 16:35

Alguien dijo esto de Huidobro :

"toda su vida hizo lo que le parecía correcto; uno podrá discrepar, pero él estaba convencido y cuando estaba convencido le metía para adelante".Me gustaría que de mí se dijera lo mismo en mi epitafio.

Y como el exPresidente Lacalle, y como ya le he pedido a mi familia, que también diga "Amó y sirvió a su Patria Oriental".




04.04.2016 10:12

 

 

Una cifra redonda. Un número considerable. Confieso que he vivido durante seis décadas y media.

¿Cómo resumir tanta experiencia, personal, educativa, política?

Vamos a hacerlo en ese orden, solo como escribiendo para mí, sin importar si alguien lo lee o no.

Niñez en la Aguada, hasta los 15, con mis padres y mis tíos Paulina y Simón, yugoslavo este.

Joven en Pocitos , barrio en el que vivo hasta el día de hoy.

Esposo desde 1971 cuando me casé con Teresa. Padre desde 1975, cuando nació Pablo.Luego nacerían Claudia en 1976 y Alicia en 1979.

 Abuelo desde 2007, cuando nació Bruno. Luego nacerían Máximo en ese mismo año, y Cecilia en 2011.

Año 2013, el peor, cuando partió Pablo de muerte súbita y perdí la visión de un ojo por desprendimiento de retina, pese a varias operaciones.

Educación. Fui escolar en la número 31 de Práctica Jacobo Varela, en Piedra Alta y Nueva York, desde 1955, cuando tenía 4 (cumplí 5 enseguida) hasta 1962 cuando tenía 11.

A los 11 ingresé al liceo 17 de la calle Sierra, el Miranda viejo, hasta el año 1966, cuando tenía 15.

En el 67 entré al IAVA y estuve ahí también en el famoso 68. Luego en el 69 Facultad de Derecho hasta darme cuenta de que no era lo mio. 70 al 72 en Magisterio en El Prado.

Comerciante del 74 al 80 y del 85 al 90.

En Suecia educador preescolar bilingüe (sueco-español) y luego profesor de lengua materna egresado en 1983. En Uruguay IPA (Instituto de Profesores Artigas) cuatro años 1990-93 y profesor de inglés en secundaria hace 25 años,de séptimo grado.

Mi militancia en la “izquierda” ha sido narrada en LOS HOMBRES GRISES

http://loshombresgrises.blogspot.com.uy/2007/11/los-hombres-grises.html

y allí remito a quien no lo haya leído.

Luego del 85 fui edil local y departamental colorado, fui dirigente del partido azul de Canessa (que luego de 1994 nunca más llamó ni para saber si seguíamos vivos) y luego de tanta decepción hace 10 años que soy independiente, sin partido. Apoyo a los que luchan contra la dictadura castrista y el madurato, y soy opositor al FA, sin ver una alternativa aún.

 

Me debo haber olvidado de mucha cosa, pero lo importante es que llegué a una edad avanzada, y ahora cada día será un obsequio. 




01.04.2016 10:25

Hoy primero de abril de 2016 cumplo 45 años de casado. 

Fue el primero de abril de 1971, cuando tenía 19 años, a punto de cumplir 20, pues el próximo lunes primero de abril cumplo 65. 

Ese día había paro general de la CNT, por lo que muchos de nuestros amigos, de nuestra misma edad, tuvieron que asistir a pie o en bicicleta. 

45 años en los que hemos criado 3 hermosos hijos y ahora ayudamos a criar tres hermosos nietos. 

 



[1]  2  3  4  5  6  Siguiente >>
Inicio

Buscar
Buscar en OPINA "OREJANO ORIENTAL"

Sobre mí
Profesor Antonio Romero Piriz.Grado 7 en secundaria.Declarado "Víctima del terrorismo de Estado" Ver link abajo(LOS HOMBRES GRISES, LA HISTORIA).Oriental del Uruguay, partidario de la Libertad.Cristiano sin iglesia. Padre y abuelo.De Peñarol y Aguada. Solidario con los que luchan contra dictaduras . Soy Orejano (independiente) y Oriental (uruguayo artiguista)En Twitter @RomeroPiriz.También estoy en Facebook Mi correo electrónico orejanooriental@gmail.com

Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto

¿Qué es RSS?