acerca de patrimonios varios
algunas reflexiones sobre nuestros "lugares de la memoria"

http://blogs.montevideo.com.uy/patrimoniosxng |  Agregar a favoritos  | 
Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

12.06.2007 00:46 / CARTAS, PONENCIAS Y OTRAS INTERVENCIONES

EL BANCO REPUBLICA, LA ATARAZANA Y EL APOSTADERO NAVAL (*)

El 30 de marzo de 1998 la Intendencia Municipal de Montevideo enajenó en favor del Banco de la República cinco predios ubicados en la manzana comprendida entre la Rambla 25 de Agosto y las calles Zabala, Piedras y Solís. A consecuencia de ello, el banco quedó allí con un único vecino: el Ministerio de Educación y Cultura, propietario del padrón donde se encuentran dos de los patrimonios edilicios más importantes de la ciudad, la Atarazana -ruinosa pero recuperable- y el Apostadero Naval (véase Brecha, 21-VII-06 **).

Actuando con buen criterio, el directorio del BROU propuso al MEC crear una comisión asesora "con el objeto de preparar un llamado a ideas sobre el destino a dar al referido predio". Constituida la comisión con representación de ambas instituciones, más la Presidencia de la República, la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación y ANCAP (porque se planteaba la posibilidad -luego felizmente desechada- de instalar allí una estación de servicios.), su objetivo quedó precisado en la Resolución del BROU de fecha 8-XII-98, donde se preveía que "para el proyecto y su realización final, se utilizará la modalidad del régimen de concesión de obra", debiendo el adjudicatario respetar las condiciones urbano-patrimoniales definidas en las bases de la convocatoria y aportar al comitente un área de estacionamiento para su uso exclusivo.

La comisión desarrolló un intenso trabajo a lo largo del año siguiente (1999), avanzando en tareas de relevamiento del área y su entorno, y elaborando un criterio de pleno consenso en cuanto a la conveniencia de promover la realización de obras que, atendiendo a las necesidades funcionales del banco -limitadas entonces al estacionamiento de referencia-, permitiera reinsertar esa manzana en la trama urbana del modo decoroso que hoy le seguimos negando, poniendo a su vez en valor dos construcciones históricas íntimamente ligadas a la vida de la ciudad y su puerto. Se trataba, en fin, de promover un diálogo inteligente entre pasado y presente, capaz de romper con una inercia de décadas y de aportar a la ciudad un ejemplo concreto de cómo entrar en el futuro sin dar la espalda al pasado.

Dadas las limitaciones del área a construir y el peso de la contrapartida exigida por el banco, el programa no resultaba muy rentable para un inversor privado, siendo posiblemente ésa una de las razones por las cuales el llamado no llegó a concretarse. Pasaron los años y ahora se hace pública una iniciativa que retoma en lo fundamental aquella propuesta, con la variante -positiva por su viabilidad- de que el banco no necesitará del aporte de privados para concretarla. Son también de pública notoriedad "los rechazos" y "los frenos" que esa iniciativa ha generado; publica notoriedad envuelta en una desalentadora confusión sobre lo que allí está en juego (se habló de la intención "de construir este anexo en una manzana baldía", o de la afectación a un "Hospital del Rey" del que ya en tiempos de Isidoro de María apenas quedaba memoria.).

Llegados a este punto, creo que podrá discutirse la "oportunidad" de la decisión adoptada por el directorio del BROU, pero nunca su "razonabilidad". Y diría más: su conveniencia y necesidad. Ojalá que la discusión vuelva a encarrilarse en términos de sentido común, para no perder otra oportunidad de hacer las cosas que nos hemos estado debiendo.

Por otra parte, la buena noticia de que el BROU está ahora en condiciones de hacer una erogación del orden de los 40 millones de dólares (previsión seguramente excesiva para el programa en cuestión), abre la posibilidad de corregir la insólita situación planteada con la futura sede presidencial, donde los trabajos faltantes para su ocupación serán en parte financiados por privados.con los cuales se cohabitará.

(*) Carta publicada en el semanario Brecha, en edición del 1-VI-2007

(**) "Un patrimonio olvidado: la Atarazana y el Apostadero Naval", artículo incluido en el ""blog"



Inicio

Buscar
Buscar en acerca de patrimonios varios

Sobre mí


Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto ¿Qué es RSS?