Miedo y asco en MVD
La columna de Daniel Figares.

http://blogs.montevideo.com.uy/figares |  Agregar a favoritos  | 
Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

16.06.2009 19:24 / Mis artículos

A Lacalle, del que le hizo pasar la peor tarde de su vida.



A Lacalle, del que le hizo pasar la peor tarde de su vida. Hace una semana el semanario Voces entrevistó al posible candidato presidencial de octubre -guita de la oligarquía nacional y extranjera mediante-, Luis Alberto Lacalle, también conocido como el 'Cuqui'.

En un reportaje realizado x los colegas Jorge Lauro y Alfredo García (que incluye una extraña intro donde se reconoce que no lograron "sacarlo de su rol de candidato" y que "no bajó la guardia ni un instante", agregando insólitamente, "salvo en una ocasión en que se fue de boca. Naturalmente, respetando su solicitud, excluimos dicho fragmento de la entrevista." -¡Qué lástima!, nos quedamos sin saber lo que dijo cuando se fue de boca), Lacalle, en cuentagotas, se muestra de cara a las elecciones. Digo en cuentagotas, xque hay dos o tres cositas que lo muestran tal cual es, a mi entender.

La mayoría de la nota transcurre con un Lacalle con el cassette puesto a full (como suele hacer todo candidato en el Uruguay en los últimos casi 25 años de democracia), aunque tocando, a sugerencia de los periodistas, claro, algunos de los temas que le son más ríspidos de su pasada administración (1990-1995).

Es así que uno puede leer que se arrepiente mucho de "no haber preparado a la opinión pública para cambios que eran demasiado fuertes", como la Ley de Empresas Públicas, que "le daba el 40% del capital accionario al Estado, 8% a los trabajadores y 52% se privatizaba". Un negocio brillante con el que pretendía -a la uruguaya- seguir la línea menemista de privatización y extranjerización, que siempre le valieron el mote de "entreguista y privatizador", a este curiosamente esloganeado 'nacionalista', que sólo a juzgar x esto ya alcanza como para estar del otro lado de esa cancha, y bien sobre la derecha del nuevo sector.

El hombre de la casa del medio millón de dólares, de la agenda de la secretaria Marta de Fuentes (donde se revelaban datos sobre la venta de un medio de comunicación), que tuvo al estirado de Nachito de Posadas como Ministro de Economía (denunciado x el contrabando de oro a Brasil en aquellos años, considerado un maestro en la creación de empresitas off shore), tuvo que hablar un poco de corrupción.

"Usted trajo a los Rohm al Banco Comercial", le dicen los de Voces.

"No, yo no. Los Rohm compraron el Comercial, que cuando lo compró el Estado estaba obligado x el préstamo que hizo el Banco Mundial a venderlo, y se vendió. Lo compraron, empezaron a investigar y lo fundieron y le hicieron un agujero, ¿qué tengo que ver yo con eso?", contesta Lacalle, sin encontrar responsable a su administración y sin hacer ni la más minima referencia a ningún hecho posterior y determinante en esta historia, como que el vaciamiento que desencadenó las crisis financieras y económicas de Argentina y Uruguay del 2001 y 2002, respectivamente, ocurrieron uno y dos años después de una insólita reunión con olor a matufio realizada en Buenos Aires en casa de los propios Rohm (José y Carlos), con invitados como Menem (saliente Presidente argentino), De la Rúa (Presidente electo argentino), Batlle (Presidente electo uruguayo), George Bush padre (ex Director de la CIA, ex vicepresidente y ex presidente de los Estados Unidos, además de padre del que sería el próximo presidente de USA), David Mulford (del Crédit Suisse First Boston Corporation -junto a JP Morgan y el Dresdner Bank propietarios del 75% del Comercial-, ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos, republicano y suegro del aún prófugo José "Puchi" Rohm), y el propio Lacalle. Ya decía Milton Friedman que no hay cenas gratis.

"En nuestro caso fueron tres" -dijo para referirse a los corruptos-, "dos fueron condenados y cumplieron su condena y el otro pobre murió a mitad del proceso. Actuó la Justicia y punto, lo mataron al pobre Braga y chau". La muerte de Braga oculta como manto sagrado toda sospecha de corrupción, ha sostenido siempre Lacalle. Cambón y Grenno están vivos, que yo sepa.

Sobre el espeluznante caso Berríos (el más que presunto asesinato y ocultamiento posterior en tierras uruguayas del químico chileno que formó parte de las huestes del dictador Pinochet), Lacalle afirmo que "en ningún momento hubo responsabilidad institucional del Estado. Lo que hagan algunos señores integrantes del Servicio de Inteligencia, eso no incluye al Estado [¡?], en ningún momento sentí que el Estado uruguayo había cometido ninguna falta", y destacó que "se hicieron los sumarios, se sancionaron a los que había que sancionar." "Quedó ahí abajo, xque en la escala de mando no se llegó a los superiores", "hubo traslados, hubo prudencia también, hubo prudencia, eso no está lejos de la firmeza, hay que usar las dos". Obsérvese la endeblez de argumentos.

Es singular, a su vez, que siempre se interese x la inseguridad -fue el principal impulsor de la Ley de Seguridad Ciudadana, donde, entre otros importantes anacronismos, se establecía la figura de buchón de la cana, o la posibilidad de denunciar delitos que 'estarían' x suceder-, y digo que es singular cuando pienso que se hizo casi noblemente responsable x los desgraciados insucesos del Filtro, en 1994, y ante la extradición de presuntos etarras (no todos lo eran, juicio después), desplegó un lamentable y paupérrimo operativo de represión policial que terminó con la muerte de dos ciudadanos -Morroni y Facal-, varias personas heridas, médicos que eran apuntados x funcionarios policiales mientras asistían a caídos en medio de la batalla campal que se había desatado producto de la lamentable gestión de su Ministro del Interior, Gianola, a quién aún osa defender de sus desmanes como si la ética, la moral y las buenas costumbres estuvieran de su lado.

Cuando le preguntan si no hubo un exceso de represión policial en el operativo, para sorpresa, macabramente confiesa lo siguiente:"Los tiros que vi salir no eran del lado de la policía, provenían de un bar, lo vi todo xque desde la ventana del séptimo piso, tenia visión casi perfecta. No veía el hospital xque estaba CUTCSA, pero los tiros que vi salir de los matorrales de una esquina, tiros de armas grandes, armas gruesas, los fogonazos los vi". Jamás podía uno imaginarse semejante vouyerismo.

"¿No había modo de actuar de otra forma?"

"Es muy difícil cuando uno está en combate." Creo que la respuesta del vouyer lo dice todo. Como si fuera el juego del TEG, el estratega mira todo el campo de batalla. No se me ocurre una imagen más fiel. Ni un argumento más indigno el considerar lo que debió ser un simple operativo policial como si fuera una guerra.

Cuando llega el turno de hablar sobre los medios de comunicación (recordando que clausuró uno: CX 44 Radio Panamericana), dice:"Nunca hablé de amigos y enemigos y nunca hablé con un medio. Néber Araújo, en el primer reportaje que se me hizo cuando salí de la presidencia, en radio Setiembre, dijo "tengo que reconocer que el doctor Lacalle como presidente cuando tuvo problemas con un periodista lo tuvo con el periodista, nunca llamo a un dueño de medio para sancionar".

"Sin embargo han circulado versiones de presiones suyas como cuando lo del Filtro con Jorge Arellano, x pasar las imágenes, lo que devino en que fuera despedido de Canal 4."

"¿Quién era Arellano?", responde a su vez Lacalle.

"Conductor del noticiero de canal 4. Cuando pasaron las primeras imágenes en crudo de los incidentes en el Filtro, mostraron a la Policía reprimiendo."

"Sí, haciendo lo que tenían que hacer."

"Después hablamos de eso. Arellano duró unos pocos días más después de eso"

"Yo no tuve ninguna intervención, ni me acordaba, no tuve nada que ver."

"X ejemplo con (Daniel) Figares."

"¿Quién es Figares?"

"Un periodista de canal 12, le hizo un reportaje y luego lo acusó de mover influencias para..."

"Pero si el reportaje se transmitió. Lo único que ahí le comenté a uno de los directivos del canal, xque a mi me había llevado creyendo que era un programa de verano, fue un enero, y el individuo me salió con una serie de preguntas, que las contesté todas y cuando terminó me pregunta que me había parecido el reportaje y le contesté que había pasado uno de los momentos más desagradables de mi vida. Nada más."

"Le levantaron el programa."

"Sé que el programa donde estuve lo pasaron. Si lo levantaron no es problema mío, no persigo trabajadores, en eso no me van a encontrar nunca. Ahora, si tengo un lío con un periodista, si lo tengo que tener lo tengo, xque no tengo miedo a los líos cuando creo que tengo razón."

Algunas consideraciones: que se haga el que no conoce a Arellano es, lisa y llanamente, una falta de respeto. X otra parte, no tengo dudas que en aquel momento Lacalle no sabía quién era yo. Ni le interesaba, agrego.

Lo que sí afirmo es que lo primero que hizo ni bien salió del canal fue decirle a Vicky Scheck, una de las productoras del programa (Ciudad Oculta), "Si tu padre viviera este programa no salía al aire", palabras que me fueron repetidas ante todos los técnicos y empleados del canal presentes en el piso, a las que yo contesté, "Si, claro. Si tu padre viviera yo no estaría acá".

X otra parte me queda en limpio que, como a Donald, al Cuqui se le dan mejor las olas y el viento, que la política. Xque como ex presidente debe participar en todo tipo de programas, digo yo. Además, el presidente es el empleado numero uno del pueblo uruguayo, le pagamos el sueldo y hasta la jubilación, se debe al pueblerío.

También es bueno consignar que cuando le pregunté cómo se había sentido lo hice dentro del programa, no una vez terminado. Lo aclaro xque indudablemente Lacalle lo deja como que lo hablé off the record y no fue así. Su respuesta, de hecho, configuran las últimas palabras del reportaje. (Se puede escuchar una versión de audio completa en bruto y sin ediciones en Indymedia.org, o simplemente poniendo Lacalle Figares en el buscador Google.)

En esa versión completa podrán escuchar ustedes en palabras del propio Lacalle como se siente defraudado del reportaje ya que consideraba a Canal 12 como su casa, a lo que abono que el programa salió subrepticiamente después de casi un mes y sin promoción ninguna producto de una pulseada que le jugué con interpósitas personas -empleados del canal- a la directiva, puesta entre la espada y la pared x la presión del Cuqui y la mía que lo tenía grabado en MP3 y amenazaba con darlo a conocer contando la verdad de lo acontecido. Admití esa censura sólo en aras del interés público general al que nos debemos y sometemos todos los periodistas. Acá lo principal era que saliera la nota. Y la nota salió. La censura encubierta ejercida x el canal, o sea no promocionar el programa, se repitió después con el periodista argentino Jorge Lanata, y es admitida en aquel entonces x la propia Asociación de Empleados de Canal 12 en un comunicado remitido a la Asociación de la Prensa del Uruguay (APU) en donde se solidariza con nosotros.

Es bueno también aclarar que no fue mi amigo, colega y mano derecha, el excelente periodista Carlos Peláez quién contactó a Lacalle, sino que lo hicieron los productores del canal. (Si lo engañaron con respecto al programa no fuimos nosotros, sino el canal.)

Y otra cosa, esa nota sería la misma si la hubiese hecho para el canal 4, para el 5, para el 10, para Brecha o para La República o El Espectador. Que a nadie le quepan dudas.

De lo que estoy seguro es que ahora sí que Lacalle sabe quien soy.

DanielFigares

(PD: viendo a Lacalle en ese gesto marketinero berreta y de cuarta que es mostrarse fumando La Paz sin filtro, y sin perder para nada mi filosofía del voto anulado, acuño desde ya el eslogan "NINGUNO; PERO MENOS LACALLE". Con las esperanzas puestas en ver cada vez menos a estos tipos estirados y de guita que -como él- te hablan a lo Graciela Borges.")



Inicio

Buscar
Buscar en Miedo y asco en MVD

Sobre mí
Figares es periodista y escritor. Ha desarrollado su actividad en radio ("El Subterráneo" y "Tarde de Perros" en Eldorado Fm; "Rompkbzas" en El Espectador; "Planb" en Amlibre), televisión ( el especial "Estamos Rodeados" de Jaime Roos, y el ciclo "Ciudad Oculta" en Canal 12), y prensa. Es autor de "En sangre propia" (1994, Ed. Graffiti), nominado al premio Nacional de Literatura Bartolomé Hidalgo. Su último libro es "Mateo y Trasante. Treinta Años"

Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto

¿Qué es RSS?