Frontera Norte (Ruben Abrines)
notas y propuestas políticas de actualidad, relatos

http://blogs.montevideo.com.uy/pedrafurada |  Agregar a favoritos  | 
11.08.2016 20:35 / artículos publicados

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

A mí el drama de Venezuela me duele y me importa muchísimo.

 

Es una nación golpeada como muy pocas en estos días en el mundo, por un conjunto de intereses internacionales y de gobiernos de estados que no se caracterizan por ser democráticos ni mejores que ninguno de nosotros.

 

A mi poco me importa un Mercosur como lo pretendieron los blancos de Lacalle y el ultra neo liberal presidente argentino, cocoliche tinellizado, Macri.

 

Mucho menos me preocupan las sensibilidades democráticas de los mafiosos del gobierno Paraguayo, viejos represores de la época del Plan Cóndor, dueños del comercio del cigarrillo y capos del contrabando de la marihuana, capos de los negocios ilícitos en la triple frontera, desde siempre

 

El gobierno del FA del Uruguay no puede, bajo ninguna circunstancia, dejarse someter por ningún tipo de presión y chantajes de gobiernos ilegítimos de personajes de obscuros golpistas Brasileros, y quedar enchanstrado y sumiso.

 

Hace bien en andar solo que mal acompañado, no será la primera ocasión que le toca transitar al Uruguay este camino por el mundo de la diplomacia.

 

Le sumamos la llegada de Kerry a la Argentina en un acto de intromisión imperial y de prepotencia, sin ningún recato, en los asuntos de estos países, exigiendo represalias contra Venezuela, ¿cómo se puede calificar este acto de vergonzante del gobierno argentino?

 

Además trajo otro mensaje, ejemplarizante y diciplinatorio para el gobierno y para el canciller argentino.  

 

Tú no serás candidata a la presidencia de la ONU.

 

Y vos, hace los deberes correctamente, tomá, acá te traje estos papeles que desclasifiqué de apuro y tengo más, ojo hee, que por ahí caes vos y tus chanchullos familiares de la época de la dictadura de tu amigo Videla.

 

Te dejo esto, hay que vaciar la presidencia de Venezuela del Mercosur.

 

Dos días después puso en dudas la cantidad de víctimas de la dictadura y remachó, Venezuela no debe asumir la presidencia del Mercosur porque no cumplió con…

 

Un servil sin tapujos del imperialismo, aunque a muchos no les guste y crean que es un tigre de papel. Y hagan todo lo posible por edulcorarlo.

 

Hace bien el gobierno uruguayo aunque le rechine al canciller, que no ha colaborado demasiado con sus opiniones personales, igual que otros funcionarios de la cancillería, obsecuentes que se disciplinan en que si es necesario Uruguay ira solo a las reuniones los próximos seis meses bajo la presidencia de Venezuela.

 

Salvo que quiera atomizar y hacer estallar, junto a la patota de lo que el gobierno de Venezuela llamó triple alianza, todos los esfuerzos por tener un bloque capaz de negociar de otra forma con quienes no quieren negociar si no es bajo sus reglas, como hasta ahora con el mundo.

 

O simplemente meternos garganta abajo en la nuevas repartijas del mundo del comercio, de peones, para levantar las sobras de los ricos y más poderosos del mundo.

 

Si fuera un poco más idiota creería que lo que hay que hacer es echar a Maduro de la presidencia legítima como echaron a Dilma en Brasil, pero mi grado de cipayismo y alcahuetería política no llega a la altura de los uruguayos de los medios informativos, periodistas, políticos de derecha y de izquierda.

 

Es obvio que van por todo el proceso Bolivariano, cuando vivió Chávez dijeron que era contra él y su fuerte personalidad

 

Además era un militar y andaba desparramando por américa latina y el caribe no sólo petróleo, también ideas de otro posible mundo en esta parte del planeta.

 

El pensamiento único del neo liberalismo, del fascismo, del capital financiero internacional no admite las libertades democráticas, las democracias con participación popular, la independencia de los pueblos y gobiernos en estas tierras.

 

No espero del gobierno otra cosa que un acto de soberanía y decencia solidaria, coherente con una visión de un gobierno izquierda, o si gustan, progresista.

 

No espero ni exijo un grito revolucionario en medio de las sombras del vuelo del águila del imperialismo nuevamente en estas tierras.




04.08.2016 10:36 / artículos publicados

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

 

Marx sostuvo con acierto que estamos viviendo en la prehistoria de la humanidad.

 

No es un cuento.

 

No conoció la revolución Bolchevique que fue el primer intento en llegar más lejos no un berretín de los rusos por entrar en la historia.

 

Temblaron y cayeron los poderes del Zarismo, rodaron testas coronadas como en la revolución francesa, las otras monarquías europeas entraron en pánico.

 

El imperialismo y los colonialistas desataron incontables guerras en Asia, África y dos guerras mundiales con millones de muertos, seguidas de guerras de rapiña de los colonialistas europeos en todos los continentes.

 

Y para rematar el último hecho de lo que Marx llama la prehistoria de la humanidad, lanzaron bombas atómicas sobre poblaciones indefensas de dos ciudades Japonesas, Hiroshima y Nagasaki.

 

Tiene razón Marx.

 

En más de una ocasión pusieron al borde de una guerra nuclear a toda la humanidad por mantener a sangre y fuego el sistema sostenido por la explotación del hombre por el hombre.

 

Marx tiene razón.

 

Con la desaparición de la Unión Soviética y del campo socialista el aparato ideológico del capitalismo abonó una nueva teoría, el fin de las ideologías, y fueron por lo que quedaba de los restos del primer intento revolucionario por cambiar el mundo encabezado por el proletariado y soldados y campesinos en la vieja Rusia zarista.

 

Tomá, andá llevando.

 

Ahora sí el libre mercado, lo privado sobre lo público, abundancia y derrame hasta empacharnos con la sobreabundancia. Como nunca en tan poco tiempo, tantos millones pasaron de tres comidas diarias a vivir de la caridad y de las políticas sociales o simplemente a vivir de los desechos en los basurales.

 

Aunque muchos hagan lo imposible por seguir negándolo, incluso dentro de lo que acá llamamos la izquierda, el pensamiento único ganó nuevos adeptos logrando reconvertirlos a apasionados defensores del libre mercado, las democracias tuteladas, el reclamo de la rotación de los partidos en el gobierno, la combinación de lo público- privado hasta en los matrimonios, implacables fiscales y jueces en contra de cualquier pasado Marxista y listos a reescribir la historia.

 

Díganoslo con claridad, no es nuevo ni novedoso.

 

Nadie discute hoy que apenas el 1% acumula más riqueza que el 90 por ciento de toda la humanidad.

 

Muchos saltaron y dieron rienda suelta a su alegría y saludaron eufóricos, pletóricos, hinchados ante semejante retroceso que nos vuelve a dejar donde Marx hizo su punto de partida.

 

Para millones de seres humanos la tierra no es el paraíso terrenal. Tampoco el libre mercado que mucho menos los quitará de la miseria absoluta, no existe en las sociedades capitalistas tal derrame de riqueza que caiga en los buches de los desposeídos de la tierra.

 

Algunos creyeron que sería así.

 

Los oportunistas y pusilánimes se pusieron al servicio del aparato ideológico propagandístico de las clases dominantes que arrastró, incluso en estos países dependientes hasta el mango, a universitarios, políticos, izquierdistas, intelectuales, algún dirigente sindical y algunos dieron el gran salto y llegaron donde siempre aspiraron a estar, ser parte del festín en la mesa de las clases dominantes, aunque sea para recoger las sobras.

 

Cuando golpean al FA por el tipo de estructura que tiene, que dicho sea de paso lo puso tres veces consecutivas en le gobierno nacional, y azuzan, como cuco en jardín de infantes, lo que ellos llaman el fin progresismo, no deja ser otra forma de traición y de reculada frente a las clase dominantes del Uruguay para no tocar sus privilegios.

 

Alcanza con ver el espectáculo por el artículo 6 de la rendición de cuentas, de 15 mil millones, y la palabreja abatir. No me abatan con los reclamos compungidos de los directores de las universidades privadas que afectarían las becas, porque el 85% de las mismas lo ponemos entre todos los uruguayos y ello hacen filantropía.

 

Se les cae otro cuento hijo de la pereza, la holgazanería política y la cobardía intelectual de individuos que se resisten a salir de la prehistoria

 

Si antes no es eliminada la vida de los seres humanos de la tierra, seguro que es posible salir de la prehistoria.

 

Seguro es posible comenzar a escribir los primeros capítulos de la historia de la humanidad sin renunciar a la libertad y a la democracia.

 

Si no fuera así igual creo que valdría intentarlo. Es posible sin naciones subordinándose, sin explotados, sin discriminados, en un lugar que quepamos todos, sin fronteras, libres de ir y venir, de habitar en cualquier lugar donde sale o se oculta el sol.  




27.07.2016 14:10 / Actualidad

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

 

“Turquía no es un país latinoamericano o africano”

 

Es cierta la afirmación del gobierno de Turquía, no es un país latinoamericano ni africano, ni siquiera cuando se dan los golpes de estado y los contragolpes.

 

No somos iguales a Turquía, faltaba más compararnos con un estado que lleva sobre sus hombros la historia de ún genocidio.

 

No, no somos iguales.

 

En América Latina, por el caribe y centro américa, hoy, cuando ocurre un hecho lamentable y triste, más del milenio pasado que de este, no se utiliza a los militares.

 

Alcanza con hacer una mayoría parlamentarias transitoria y echar a los presidentes y a las fuerza políticas que representan el interés de los que fueron minoría en las elecciones.

 

No creo que el sistema político de Turquía no tenga igual que por estos lares, figuras de la corrupción de la política, representantes de las religiones, traficantes, lobby de las cámaras bancarias y de las patronales de empresas, con un montón de abogados y jueces, algunos policías, todo bien presentado por los monopólicos medios de comunicación y ya está.

 

No somos iguales.

 

Lo poco que me queda claro de los hechos sangrientos y represivos con el intento de derrocar el gobierno del presidente de Turquía y el recuperar su régimen despótico, me entristece mucho y me preocupa mucho más como simple habitante de este planeta en manos de la escorias, de esta política de estados con enorme poder de destrucción.

 

Primero. Sí hay embajada Norteamérica. No hay dudas de que está implicado el imperialismo yanqui, es de las pocas cosas que no pasan en el mundo debajo de sus narices sin que ellos no estén metidos hasta el pescuezo.

 

Segundo. La fulminante reacción represiva sin dudas estaba premeditada y organizada, ya tiene a miles de presos y miles de funcionarios de distintas reparticiones del gobierno expulsados, maestros, policías, profesores, jueces, militares, religiosos, burócratas de todo tipo y color, cierre de medios de comunicación y prohibición de abandonar el país. Nadie sabe si no pretende degollarlos a todos.

 

Además como siempre con cualquier tipo de golpe de estado o restauración de la legalidad, sea Turca o de la Conchinchina, siempre viene bien un ajuste de cuentas a sangre y fuego contra los trabajadores organizados.

 

Graciosamente “El Sultán Erdogan” y sus socios, políticos, militares y religiosos, e imagino que empresarios, banqueros y diplomáticos, esos que siempre están metidos en lo golpes exitosos y los fallidos, conocían los planes de los alzados y conocían sus debilidades, de ahí que no bajaran de un cohetazo desde un avión militar al avión que fue a buscar al presidente al hotel donde estaba de vacaciones.

 

Los mismos de siempre junto a otros nenes respiraron con satisfacción con el decreto de estado de sitio por tres meses, y, enganchado, va un vía libre para que las patronales, puedan echar sin ningún tipo de resarcimiento ni motivo laboral a cuantos trabajadores públicos y privados que se les antoje.

 

No. Turquía, y el gobierno de Erdogan, no es un país latinoamericano, ni africano, es mucho peor y es mucho más peligroso para el mundo.

 

Creo que son los primeros coletazos, junto con la salida de Gran Bretaña de la CEE que tanto sorprendió, cosa poco creíble, a muchos británicos y europeos, en particular para el régimen de Turquía.

 

No hay respiro y todo se embrutece en Francia, el nuevo atentando de un lobo terrorista en Niza, inmediatamente el gobierno estirará, y nadie sabe hasta cuándo, el estado de excepción, igual que en Turquía. Sólo falta la amenaza del fantoche socialista, llevar al parlamento junto con la nueva legislación en contra de los trabajadores, que existe desde 1937, la instalación nuevamente de la guillotina.

 

Francia y Turquía no son países africanos ni latinoamericanos.

 

Menos mal. Acá andamos cinchado desde hace por lo menos dos décadas, peleando con el tenedor, por construir un continente de paz sin fanatismos religiosos que obliguen a centenares de miles fugarse de las guerras impuestas por los monopolios y el negocio de la industria de la guerra.

 

Todo huele mal, hay tufo de nueva repartija del mundo, tan así que el actual gobierno reaccionario británico perdió el referéndum y se apresura a recomponerse internamente, sin pensar siquiera si podía utilizar algún artilugio de nueva consulta interna para volver. Prefirió desandar el camino. Atrás quedaron sus socios.

 

Volvamos a nosotros y sigamos con nuestras peripecias sin esperar mucho y con nada que emular.

 

En esta parte del mundo, bastante les costó a los pueblos y a los libertadores la conquista de la independencia de los colonialistas, derrotarlos y expulsarlos por monárquicos, a otros por colonialistas y a todos por esclavistas y racistas.

 

Fuimos y somos generosos después de dos siglos, en no cobrarles de todas las formas posibles los daños a estos pueblos originarios y el saqueo al continente y los nacientes criollos de estos pueblos. Ese día llegará.

 

Ni por desgracia ni por suerte, no somos europeos, no elegimos nacer acá.

 

Sabemos que estamos construyendo nuestra propia identidad de naciones libres, sabemos sobre que es centenares y millones de muertos, sobre las ricas y antiguas ruinas de las culturas originarias saqueadas y negadas por siglos.

 

Cuando un gobernante europeo habla con desprecio y odio reaccionario de nosotros y de los africanos, los latinoamericanos sabemos que debemos afirmarnos en no olvidar, tampoco las desgracias que trajeron los europeos a este continente. 

 

Cada día nos extraña menos a muchos latinoamericanos el actual trato que nos dan, y sabemos que tienen criollos y malos americanos incrustados en todos los gobiernos de estos países, dispuestos a darle nuevamente de piernas abiertas hasta sus intimidades.

 

Nuestro desafío es seguir construyendo naciones de latinoamericanos para latinoamericanos y un continente para la paz y reparar en los posible el daño que causaron a centenares de comunidades indígenas y sus culturas saqueadas, heridas de muerte muchas comunidades en su identidad, la miseria de millones de negros traídos del áfrica como esclavos que todavía resisten y reclaman justicia.

 

Desde la olvidada y ocupada Haití que clama independencia y todas las comunidades que resisten en lo más profundo del inmenso Mato Grosso.

 

Los millones que recorren y andan en guaraches por los cerros Andinos, de sur a norte, de a este a oeste, en Centro américa y todas las comunidades caribeñas.

 

Seguro que seremos capaces más temprano que tarde de poner en su sitio a los yanquis y construir nuestras sociedades infinitamente mejores, sin barbarie, sin guerras expulsiones, sin fanatismo religiosos, sin terrorismo como le es necesario a muchos estados para mantener el poder y la explotación de lo menos sobre los mas del mundo.

 

No somos europeos, somos sólo eso, latinoamericanos.

 

Nada debemos esperar si no es de nosotros mismos, dijo J.G.Artigas.




27.07.2016 14:06 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

Ayer fui a votar en las elecciones internas del FA porque no tengo dudas del sentido de pertenencia, porque sin movilización la izquierda es la lectura de un buen libro o una linda charla de boliche en invierno.

 

La izquierda quieta, escondida, sin moverse por las calles, plazas, de arriba -abajo no hará hacer temblar “la raíces de los árboles” como se dijo algún día.

No hay presidenta o presidente y mucho menos gobierno progresista peludeando, en un país débil por donde se lo busque, dependiente y acechado por la reacción y el imperialismo, que lo logre.

 

Es casi una osadía hacer elecciones internas en pleno ejercicio de discusión económica, financiera y rumbos a seguir con los socios de otros países.

 

Pues bien, igual se hizo y estuvo muy bien, habrá que no olvidar para lo que vendrá.

 

Porque hay libertad, en menos que canta un gallo hubo dos jornadas que serán memorables, el paro general convocado por los trabajadores y esta elección interna del FA con unas cien mil personas movilizadas en todo el país y fuera del mismo.

 

Fueron los únicos dos hechos pensados, programados, realizados, de origen y cuño indeleble de izquierda en lo que va de este año, y fueron promisorios.

 

Podría agregar imprescindibles y necesarios, para saber si se puede seguir poniendo este amor en tierra, para desechar o para afirmar, parar, auscultar en que momento nos encontramos en el Uruguay con más de diez años de gobierno progresista.

 

Con la mayor consideración y delicadeza digo, creo que poco importa en este caso quien fue electo presidente de todo el FA, como le gusta a los medios y dicen que también ocurre con algunos compañeros que están en el gobierno.

 

No hay presidente del FA ni de la República, ni tozudos gobiernos progresistas que te salven de la pálidas del sistema y sus rémoras dentro y fuera del país, sin movilización organizada de la población y en particular de los sectores populares más conscientes, cultos y más comprometidos con los cambios culturales y políticos a abordar con más urgencia.

 

Fui a votar porque creo que la Coalición y Movimiento corre riesgos serios. Desde adentro del FA se pone en duda esta única y mejor herramienta política construida por uruguayos de todos los pelos.

 

Porque no estoy de acuerdo con los dirigentes y grupos que falsean, mienten, engañan a sabiendas cuando hablan del “partido” y deberían hacer docencia y hablar, explicar, cuales son las diferencias y las virtudes de ser parte de una Coalición y Movimiento y de cómo son los ritmos de esta construcción, única en el mundo, exitosa para la mayoría de los uruguayos.

 

Sin dudas que no fui el único en estar convencido de la necesidad de salir de la modorra adormecedora impuesta por las peripecias de gobernar una fuerza de izquierda, peleando en todo momento, siempre, contra una estructura echa para otro momento y otras necesidades de la sociedad en un país que ya no existe, porque aquel mundo tampoco existe.

 

Estas dos jornadas fueron un aviso más, a los que gustan un día sí y otro también, desde el gobierno o de la fuerza política decir “el mundo cambio” para explicar hasta el absurdo lo que se le salió del manual de buen burócrata creyendo que todos los demás vivimos en otro planeta.

 

La pedrada está de acuerdo con la boca del sapo.

 

Los que contabilizan los votos de ayer, con los antes de ayer, y con los de la era cuaternaria, hay que dejarlos, que sigan hablando, no interrumpirlos, como recomendaba un personaje que sabía mucho de estas cosas.

 

Los que hicieron pública su voluntad de no ir a votar, los que llamaron a no ir a votar, los que no dijeron nada y no fueron a votar, no ejercieron todos sus derechos y obligaciones.

 

Nada más y nada menos

 

No es nuevo ni novedoso, habrá que tenerlo en cuenta y sigamos, el tiempo no se detiene, los desafíos son largos y nos siguen como sombras cuando se camina de cara al sol.

 

No fue menor la faena de ayer, miles de compañeros de todo el país y los que están viviendo desparramados por el mundo, se juntan igual que nosotros acá y van a votar igual que acá ,con la mismas preocupaciones y las mismas sonrisas y alegría de saber que no están solos ni tan lejos de todos.

 

Todos hicieron posible la jornada de ayer. Seria mezquino decir que sólo fueron los que fueron a votar y los miles que ocuparon los lugares de toda la estructura en todo el país y en el extranjero.

 

La jornada de ayer se inscribe dentro de las muchas en la larga vida del Frente Amplio y de la experiencia de generaciones de frenteamplistas que dejaron sus huellas de cuál es el camino de la unidad sin exclusiones.




16.04.2015 16:48 / Actualidad

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

Por ilustrados y valientes.

En la 20 fue el intento de genocidio político que pretendían durara cincuenta años.

El crimen sigue impune.

Fueron los primeros 8 comunistas acribillados. Desarmados fueron asesinados a sangre fría por las FFAA del Uruguay, antes de la dictadura fascista cívico-militar, en su casa, en una de las avenidas más importantes de la ciudad de Montevideo, resultado de un plan militar meticulosamente planificado y ejecutado que conmovió a la República y a la mayoría del sistema político del país.

El crimen político y la mayor provocación conocida, en pleno funcionamiento democrático continua impune.

No llegaron ni con la primavera frenteamplista en el Uruguay la Verdad y la Justicia.

Nos quedan la palabra y la memoria.

El documento de denuncia elaborado por el Dr. Walter De León, ex preso político, presentado ante la justicia, permitió identificar, sin equívocos, a las FFAA y al principal responsable del golpe de estado del año 1973 el entonces Presidente Juan M. Bordaberry, como responsables de los crímenes de la 20.

Un día como hoy es bueno recordar que el golpista murió en su casa beneficiándose de los derechos que otorgan las leyes del país.

En la misma escena donde quiso comenzar el exterminio político de los comunistas, esa noche de abril de 1972, la saña anticomunista alcanzó con una bala en la cabeza a un capitán del ejército, e igual todo sigue impune, sin investigar, sin juicio, sin castigo a los responsables.

Pocos meses después sabríamos que no se había saciado el odio al proletariado, a los comunistas y a toda la izquierda uruguaya, querían cobrarles, con mucha sangre, su osadía, su lucidez y generosidad, por haber unido a la clase obrera en la CNT y haber sido columna vertebral en la fundación del FA muy poco tiempo antes.

Además de ilustrados y valientes. Tenían razón.

Aquellos mandos de las FFAA y la oligarquía terrateniente y vacuna de blanquicolorados fueron los responsables y no saldrán más del  banquillo de los acusados.

Igual siguieron adelante con nuevas y mayores provocaciones contra toda la sociedad y arrasaron todas las  instituciones con el golpe de estado del año 1973. El odio contra los comunistas fue también contra toda la sociedad, contra todos los partidos, todas las organizaciones sociales y sindicales, todas las iglesias, contra todas las personas libres en todo el país.

Fue parte de una estrategia anticomunista impulsada en el continente por EEUU elaborada y matrizada en la cabeza de cientos de militares y civiles, nazis, golpistas desde siempre.

En esto días acaba de hacer un discurso un “viejito” de esa época, un tal Mermot, no sé si se jubiló con el grado de Comandante en Jefe. Pero recuerdo que fue quien dio a conocer la muerte del militar por una bala, que la justicia comprobó era del ejército, igual que las que mataron a los ocho compañeros.

Memoria selectiva de este “viejito” igual a la de muchos otros de su misma condición, civiles y militares, que fueron convocados por la justicia a declarar en las múltiples causas en las que aparecen implicados por muertes y asesinatos.

Dicen no recordar nada.

Los asesinados en la 20 eran todos de dedos gordos y de manos anchas, con cicatrices.

Vestían pobremente, limpios, andaban a pie o en bicicletas. Vivian en barrios proletarios, en casas de bloques y chapas con pisos de hormigón.

Desayunaban con mate amargo y almorzaban en el trabajo los requeches de la cena con un poco de vino.

Eran hombres modestos y sencillos.

Violinistas, peluqueros, metalúrgicos, panaderos, albañiles, artesanos trabajadores del vidrio, y cuanta changa aparezca en tiempos de vacas flacas y casi siempre peón pa’ todo.

Eso sí, eran ilustrados y valientes como lo pedía José Gervasio Artigas.

Si no, no podrán entender, ésta y las futuras generaciones que se enterarán por actos y otros recordatorios como este, cómo los asesinaron y por qué los asesinaron por ser ilustrados y valientes.

Eran hombres de su época. Vivian y luchaban con la ideas de su época.

En sus casas y en el bolso del trabajo no faltaba un libro, su periódico y el boletín sindical. Todos sabían picar una matriz en un santiamén para confeccionar los volantes cuando estallaba un conflicto en cualquier gremio, fuera o no de la CNT.

Primeros en arrimarse a los conflictos en una fábrica. Organizadores del engrosamiento de la columna del 1º de Mayo que venía del Cerro.

Infaltables en la acción más noble, la solidaridad internacional con los pueblos agredidos por el imperialismo, los países africanos y árabes, Guatemala, Viet Nam, Cuba. Discretos en la autodefensa en las actividades y aniversarios de la UJC.

Nadie conocía mejor a los habitantes de cada casa de esa zona proletaria. No había secretos ni tiempo a perder para ubicar el tamaño de cada letra, grande o chica, en el muro, sin que se cortara la consigna.

Por ellos siempre estaba escrita en los muros del Paso Molino, Belvedere, Nuevo París, el Prado, el del cementerio de La Teja, en Simón Martínez o el muro de la ferretería El Águila, con sus dedos gordos: Unidad Solidaridad  y Lucha. Santo y seña proletario.

Después vino el después.

Íbamos en la clandestinidad a dejar una rosa en su memoria, en su casa, la que habían defendido con su vida sin disparar un tiro, sin un gemido, sin un reclamo, sin pedir ni dar tregua al fascismo anticomunista criollo.

 

¡Vivan los compañeros!


Inicio

Buscar
Buscar en Frontera Norte (Ruben Abrines)

Sobre mí
Vivo en Canelones. Realizo actividades como comunicador en Radios. Escribo, entre cosas, notas y artículos, algunos publicados en la prensa local y nacional. Mi correo: rabrines@adinet.com.uy

Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto

¿Qué es RSS?