Andrés Stagnaro Blog
Actualizaciones,artículos, comentarios, reportajes,links,fotos, poesías

http://blogs.montevideo.com.uy/andresstagnaro |  Agregar a favoritos  | 
29.03.2016 14:33 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar




29.01.2016 13:28 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

 

Andrés juega fuerte. Y titula: JUANA, MAROSA Y DELMIRA. Esa es la propuesta de este nuevo trabajo discográfico. Ni más ni menos.  Son mujeres, son poetas, son uruguayas y entre todas sus vidas cubren lo que va desde 1892 a 2004. Más de un siglo en las cifras básicas, pero entre las tres saltan tres siglos. Andrés asume cantarlas. Asume darles voz a ellas y a las palabras por ellas escritas. No es tarea fácil, porque las tres señoras, no escriben fácil. Son poetas mayores. ¿Cómo decirlo? Cualquiera de ellas por sí sola, justificaría la existencia de una poética nacional uruguaya. Las tres juntas son una “barbaridad” en el mejor sentido del término, se los aseguro.

Cantar sus poemas en forma cabal, develar ese antiguo vínculo que palabra y canto tienen, asume el desafío de desentrañar la música que ya está en sus palabras y volverla explícita. Eso que a veces se logra de una manera que el producto es canción, y que otras propone una forma diferente, la de un poema musicalizado.

En los primeros, en las canciones, como que la unidad entre letra y música los vuelve más leves, más rápidos, más unidos, más parecidos a una canción en el concepto tradicional. En los segundos, en los poemas musicalizados por el contrario, hay una morosidad de entendimiento, que privilegia la palabra, que suma momentos musicales de gran belleza, pero que obliga a una intervención mayor de nuestro intelecto para lograr el pleno disfrute.

Las primeras son más fáciles de recordar y cantar por un ajeno, porque cumplen o se parecen más,  por ejemplo al precepto de estrofa y estribillo.  Para las segundas por lo general, por su propia complejidad, es que se necesita al cantor/descubridor, para que él en su interpretación, vuelva evidente la forma exacta en que se escudriña la relación entre la palabra y la música.  

 Andrés logra intensidad en las dos dimensiones propuestas. Escucharlo cantando a JUANA, MAROSA Y DELMIRA suma. Agrega. Ayuda a respirar, a entender. Las vuelve más cercanas. ¿Qué más se puede pedir?

En Montevideo, en agosto de 2015, cuando el agua era necesaria.

                                                                                Víctor Cunha




26.10.2015 22:27 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


Antes de editar su nuevo cd a fines de noviembre , Stagnaro editó su primer libro de poesía- Aquí se copia  Las palabras liminares a cargo de andrés Echevarría y el Postfacio a cargo de Rafael Courtoisie. También los escritos de contratapa a cargo de Patricia Mariño y Jorge Arbeleche y la opinión de la bailarina Carolina Besuievsky-

 



"Palabras liminares"

Danza  sobre  bordes

 No es de extrañar que la música conviva desde el título con este poemario de Andrés Stagnaro. La trayectoria del autor en el canto, musicalizando e interpretando versos propios y de numerosos poetas, ha sido un ejercicio de existencia que este trovador llevó por escenarios de su país y del extranjero. Y la poesía siempre mantiene una relación con la música que es su génesis, tal como sostiene aquel concepto borgiano de que la poesía devuelve el lenguaje a su fuente originaria.

La danza aludida en todo el libro abarca el tema humano de los encuentros, búsquedas y recuerdos que dejan una impronta solo traducible por la literatura o el arte. Los bordes unen pero también separan en este drama donde “inestables estamos en los bordes de / nuestras cotidianas formas”. Stagnaro ofrece una mirada desde el margen de las cosas que es donde habitan los efectos profundos de la vida y la supervivencia. Recorre estos límites con una visión intimista y la palabra está puesta al servicio de un viaje cargado de abrazos interiores donde  “Los danzarines construyen  su esfera sin márgenes”.

La poesía siempre ha habitado el espacio incalificable donde el ser humano observa el devenir en su interpretación más profunda, más metafísica. Tiene una libertad que la justifica y muchas veces esfuerza un alcance más allá de lo que permite el lenguaje, pero al mismo tiempo está sometida por la paráfrasis del vocabulario del que se sirve. Así como nadie pretende una explicación argumental de una sinfonía y nos dejamos conmover por algunas melodías y armonías musicales, la literatura ha perdido el origen onomatopéyico y simbólico para concentrarse en el significado. Stagnaro, habitante de varios mundos expresivos —los versos, la música, el canto y las puestas de sus conciertos donde involucra muchas veces al baile y a la actuación— no renuncia en su escritura a esta vocación ecléctica en lo artístico.

Danza sobre bordes transcurre en ese terreno atemporal e incorpóreo donde “Como la luz  / el encanto ocurre en el instante en que toco / tu cuerpo lejano”; el oxímoron constante refleja una realidad que prescinde de la lógica para describirnos mejor lo que perdura. Las distancias, las cercanías, la huella erótica que sobrevive a lo anecdotario, son elementos de los que se sirve el autor para componer este libro inmerso en lo sustantivo de una experiencia vital.  “Sobre bordes danzo en permanencia” dice uno de los versos, y es la permanencia del juglar en los terrenos que ha elegido para crear, con su instrumento o frente a una página en blanco.

 Andrés Echevarría



POSTFACIO:

EL FINAL ES EL PRINCIPIO

 Ahora que se toca el final de este libro de Andrés Stagnaro, se puede regresar a su inicio de otra forma: el viaje, en cierto modo que entenderán los cabalistas y los expertos en topología, comienza aquí.

Pero el viajero de esta poesía ya está iniciado, y al volver a ciertas páginas, al detenerse en un verso, escuchará cantar a Andrés con una voz novísima, una voz interior que es milagro y profecía a la vez.

Milagro porque la música de la página se levanta hasta su estatura humana, ni más ni menos, hasta alcanzar una profesión de fe que hace de la belleza no un artículo de “show room” sino un alimento de primera necesidad. Milagro porque en estos tiempos de consumo vacuo, de burbuja existencial, de salmodias “prêt a porter”, la danza se da en la boca de quien canta y en el cuerpo de quien recibe la comunión del verso escrito.

Milagro porque toda palabra es música y, según Ludwig Wittgenstein, el gran filósofo del lenguaje: “si se puede decir, es posible”.

Digamos con Andrés, entonces, para que sea posible, a la vez, la fraternidad y el misterio.

Digamos al unísono con el sintagma de este libro.  

Entonemos, para que sea posible la transformación, la transmutación de la piedra en pájaro y para que toda alquimia se emplee solamente  para crear el oro humano, el oro de los cuerpos, el metal indoblegable de la alegría.

Vivimos una época de bordes, de fronteras, de líneas que deben borrarse y de líneas que deben trazarse con tinta indeleble para que nunca se olviden y para que no sean rebasadas.

En esta dialéctica de líneas que se cruzan y de líneas que no deben cruzarse se encuentra el punto exacto de este decir que sorprende, que encuentra, que comparte.

Andrés Stagnaro es un músico profesional y un poeta finísimo que supo llevar a la canción algunos de los poetas y poemas más hermosos y difíciles.

Ahora danza, Andrés danza y convoca a esta danza con bordes, en el límite.

Porque el ritmo de esa danza es respirar, latir, estar más que despierto y atento  en este mundo atroz: estar vivo y feliz.

Bailar de contento.

 

Rafael Courtoisie

 

Leo “Danza sobre bordes” donde Andrés Stagnaro incursiona en los cuerpos en movimiento como objeto comunicante.

La danza es una manifestación artística efímera en el tiempo que- como espectadores - nos deja imágenes, sensaciones y definiciones imprecisas.

Como bailarina puedo decir que es una experiencia única que ocurre solo en el momento en que se está bailando. El cuerpo se apropia de su propio cuerpo, y así como el escritor se enfrenta a la página en blanco, el bailarín se enfrenta al espacio vacío, lo construye, lo delimita, lo llena.

Andrés convoca a la palabra y transforma lo efímero en permanencia

Desde esos “bordes” se vislumbra un núcleo que lleva al lector hacia el aquí y ahora y también hacia lo que está por venir.

Cada poema es una historia donde el protagonista es el movimiento . Y cada palabra es el trazo del cuerpo en el espacio, el pulso, el impulso, la emoción.

Desde ese umbral nace la voz matriz y de ahí el hilo conductor que recorre la obra en un juego donde movimiento es palabra, lenguaje del cuerpo es lenguaje poético y danza es poesía.


Patricia Mariño


Así como canta y compone, con su hermosa voz y la plenitud de su musicalidad, canciones que se inscriben en el oído de quien lo escucha de modo perdurable, desafiante de tiempos y de modas, Andrés Stagnaro escribe poemas que van más allá de la letra sobre la que se apoya la música. Tampoco  recurre a la imitación del poema de otro,  musicalizado  por él . Esta es su poesía, de su puño y letra, intransferible, no es comparable a ninguna otra. En su carácter personal y único, radica la esencialidad de su perfil. Todo se juega como en los movimientos coreográficos de una danza especial y diferente, que tanto se asoma a la hondura de abismos, esos que observa desde sus pretiles, como puede herir con su palabra y gesto en la plenitud abigarrada de Eros. El Canto, la Danza y la Poesía se amalgaman bajo la sabia pluma poética de Stagnaro.

Jorge Arbeleche.

Las palabras de esta poesía que nacieron de la danza, crearon coreografía en otro registro.

Carolina Besuievsky

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 




28.08.2013 14:08 / Reportajes-Notas

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

El artista presenta un repertorio basado en la obra de David Mourão-Ferreira

Stagnaro homenajea a la poesía portuguesa

Hoy a las 21:30 horas en Kalima (Durazno y Jackson), el cantautor Andrés Stagnaro presenta Homenaje a David Mourão-Ferreira, con músicas basadas en la obra del poeta portugués tantas veces citado en el fado.

Entre los principales referentes de Andrés Stagnaro está el español Paco Ibáñez. Foto:Archivo El País.

Alejandra Volpi

Para Stagnaro no es nuevo musicalizar textos ajenos, de hecho su gran referente es Paco Ibáñez y ya realizó ese ejercicio innumerables veces con Washington Benavides, Walter Ortiz y Ayala y hasta con Saramago. Para la construcción de su primer disco tuvo como asesor y socio artístico en algunas canciones a Eduardo Darnauchans que caía con su diccionario de sinónimos en su casa de la calle Mercedes.

Andrés Stagnaro declara haber debutado discográficamente de forma tardía, a los 33 años a fines de los `80, con el título Bajo los plátanos que forma parte del catálogo de Sondor.

Ahora escogió a David Mourão-Ferreira porque sirvió de inspiración a muchos fadistas y por la cercanía que tiene el fado con el tango.

"Me parecía que era ideal llevarlo a la balada tango. Lo consulté con su hijo, un productor portugués del que soy muy amigo, y le pareció buena idea. Es un homenaje a uno de los grandes poetas contemporáneos de Portugal. De su poesía me gusta cómo maneja el erotismo de forma soberbia y el sentimiento tan fino que expresa sobre la mujer", explicó a El País.

Stagnaro se caracteriza por grabar discos temáticos. El año pasado publicó dos: Las canciones de la guerra civil española y Cantando a Saramago, este último registrado en vivo en el Centro Cultural de España.

En 2011 lanzó Mujeres en mi voz y en los próximos meses saldrá al mercado un DVD sobre el espectáculo que estrenó en la Sala Vaz Ferreira de la Biblioteca Nacional basado en la obra del escritor Salvador Puig y en textos inéditos que Puig le alcanzó especialmente.

Federico García Lorca decía que la poesía vive en verdad cuando se levanta desde el texto impreso y alcanza la voz, el oído, el corazón. Pues, en ese sentido Stagnaro ha hecho un buen trabajo con varios autores nacionales.

Para realizar Las canciones de la guerra civil española procuró que su selección tuviera valor histórico y en cuanto a Saramago simplemente fue fiel a sus gustos y preferencias.

David Mourão-Ferreira fue un creador multifacético que escribió poesía, críticas, ensayos, cuentos, novelas, fue cronista, dramaturgo, traductor y conferencista. Su primera novela Um amor feliz de 1986 fue galardonada con numerosos premios, entre ellos el que otorga la Asociación Portuguesa de Escritores.

Stagnaro experimentó con la murga en 1985 como integrante de La Reina de La Teja pero después de dos años de actividad decidió alejarse de ese círculo. "No sigo vinculado al Carnaval, de hecho no me atrae mucho, a pesar que fue una buena experiencia. Aquella vez quería experimentar ese fenómeno de la murga y me invitó un amigo a participar, pero después renuncié", explicó el músico nacido en Salto.

De perfil baladístico, se destaca por presentar espectáculos multidisciplinarios en los que incorpora actores o bailarines de danza contemporánea. Pero esta noche en Kalima Boliche (Durazno y Jackson, a partir de las 21:30 horas) estará acompañado por Colombia Biasco en voz y por Andrés Pigatto en contrabajo. Un formato intimista. Las reservas pueden hacerse al 2411 0760.




28.08.2013 13:46 / Reportajes-Notas

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

Espectáculos 

Delmira Agustini evocada en el Día de la Poesía

Entrada libre. Andrés Stagnaro mañana en la Sala Verdi

Etiquetas: - día - poesía - escritores - stagnaro - delmira

CARLOS REYES

Mañana se celebra el Día Internacional de la Poesía y la Sala Verdi preparó un plato especial, que rinde tributo a la enorme poeta Delmira Agustini, cuyo libro "Los cálices vacíos" cumple además un siglo de su primera edición.

Para celebrar a la gran escritora y activista del feminismo, se hará un abordaje en varios flancos, que se presenta con el nombre Delmirama. Éste abarca tanto aspectos más académicos, como musicales y poéticos. Los destacados investigadores Jorge Arbeleche y Ricardo Pallares hablarán sobre la relevancia de la escritora y la recepción de su obra hoy, a lo que seguirá un recital de música y poesía, llamado Delmira.

Este último tiene como protagonista al músico Andrés Stagnaro, apoyado por la actriz Claudia Trecu, bajo dirección de Elizabeth Vignoli. También Stefanía Romani Ramírez se sumó al proyecto, que tiene como motor a la Casa de los Escritores del Uruguay. Será mañana a las 21 horas en la Sala Verdi (Soriano 914). La entrada es libre.

Sobre cómo convertir en música la literatura de Delmira, Stagnaro comentó a El País: "Es un desafío difícil y una tarea que implica una gran responsabilidad. Comenzando que se trata de Delmira, y eso ya es mucho decir. Entrar al mundo de ella sin perder la realidad de que no soy su contemporáneo, y que naturalmente, las musicalizaciones que voy a expresar son las que me surjan ahora, consustanciado en su poesía pero sin perder la natural contemporaneidad".

Respetar o no la métrica original de los poemas a la hora de musicalizarlos es uno de los dilemas de todo compositor y de todo intérprete. "Respeto la métrica del verso en lo que pueda, pero la música permite poder liberarse y acomodar a su antojo la palabra pero con el fin de reafirmar su esencia", agrega Stagnaro.

Y da un ejemplo: "Curiosidad mi espíritu se asoma a su laguna/ interior, y el cristal de las aguas dormidas". Y explica el músico: "Si fuera a respetar el verso, tendría que cantar `se asoma a su laguna`, y comenzar otra parte diciendo `interior`. Eso quedaría muy descolgado: entonces ahí tengo que desarmar la métrica y decir `Se asoma a tu laguna interior`", puntualiza.

Sobre la dupla que conforma con Trecu, opina: "Lindísima experiencia, me entiendo mucho con Claudia en el escenario, es una gran profesional. Yo canto, ella lee, pero a la vez actúa con miradas y posturas. Entonces formamos el clima necesario para el espectáculo".

La magnitud de la poeta está fuera de discusión. Consultado sobre qué le atrapa de Delmira, Stagnaro afirma: "Ella misma, su vida, su poesía interminable, su despojo de las normas morales de la época, en ese Montevideo pacato, conservador, y muchas veces hipócrita".

El marco escenográfico será simple: una mesa con un candelabro y algunas sillas. Y por supuesto, una guitarra. "Se da una sensación de un ambiente de entrecasa", adelanta Stagnaro, cantautor y poeta salteño de ha trabajado a lo largo de su carrera con textos de poetas y escritores de primera línea.

Jornada maratónica abierta a todo público

No solamente en la Sala Verdi se celebrará el Día Internacional de la Poesía. En la Casa de los Escritores del Uruguay (en el Mercado de la Abundancia, en San José y Yaguarón) mañana habrá una actividad intensa la Jornada Maratónica de Poesía y Poetas, que constará de lectura de poesía, tanto propia como ajena. Abriendo el juego al escritor que todos llevan dentro, los más variados autores podrán escribir en forma manuscrita versos, que se incluirán en un libro artesanal que formará parte de la biblioteca de la institución. La actividad es gratuita, abierta al público, y cuenta con la coordinación de Graciela Leguizamón, quien tiene una importante trayectoria en la difusión de las letras locales y está estrechamente vinculada a la Casa de los Escritores del Uruguay.

El País Digital

Inicio

Buscar
Buscar en Andrés Stagnaro Blog

Sobre mí
Andrés Stagnaro Visita mi blog, mi web www.andresstagnaro.com y mi my Space : www.myspace.com/andresstagnaro

Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto

¿Qué es RSS?