Las Musas de Patricia O.
Recopilando y mostrando mis letras...
http://blogs.montevideo.com.uy/mismusasyyo || agregar a favoritos ||
 
 
Sobre mi
Me gusta escribir, tratar de adentrarme en todos los géneros. Generalmente publico bajo el seudónimo de Patokata. Estas son mis letras !! Las imágenes utilizadas son tomadas de internet, si alguien se siente afectado bastará con que dé aviso y serán retiradas de inmediato.
Inicio Buscar
Categorias
Mis Links
Archivo

Contacto

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


06.03.2011 01:32

Mi templo no está fuera,

ni está hecho de ladrillos

ni de madera ni de piedras.


Mi templo siempre ha estado

abrigando a mi espíritu,

morador sagrado.


A mi templo lo forman los huesos,

los tendones y las venas,

la piel y el cerebro.


Es fuerte pero no inmortal,

la inmortalidad la lleva dentro

impreso en el ADN

que resguarda la memoria y

que se reaviva de tiempo en tiempo.


Mi templo se ha esculpido

con las sabias herramientas

que en sus distintas vidas

ha adquirido

para afinar sus cualidades

y aprender de los errores

que aún no ha corregido.


Mi templo, santo lugar

donde mora mi espíritu,

aquél que Jesús dijo que

no sería hecho de piedra,

mi templo y mi cuerpo...

uno mismo.



Agosto 2010Safe Creative #1008046972717

 

 

 

 



Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


14.01.2011 15:02


PUEDES ENCONTRARME EN MIS SITIOS EN BLOGGER, DONDE ACTUALIZO A DIARIO Y DONDE TAMBIÉN PUEDES OPTAR POR SEGUIRME, SI TE INTERESAN MIS TEXTOS Y ASÍ LO QUIERES

 

 

MIS MUSAS LOCAS

http://mismusaslocas.blogspot.com


 

MIS MUSAS CUENTERAS

http://mismusascuenteras.blogspot.com


 

 

 

LOS ESPERO!!

 




Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


22.10.2010 18:52



Las cortinas de ésa ventana nunca estaban abierta lo suficiente como para poder distinguir algo en su interior y por ello su imaginación volaba entretejiendo la posibilidad de mil historias.

Sin embargo, prefería pensar que esa ventana correspondía al departamento secreto de un hombre que llevaba allí a su “querida”.

Los imaginaba entrando entre besos ardientes mientras se iban despojando de las molestas prendas hasta terminar en la cama cuyas revueltas sábanas eran mudas testigos de lo que allí se desarrollaba, incluso creía oír los susurros y jadeos de los amantes.

Imaginaba que luego de un rato de estar juntos se marchaban ya que nunca  vio que, al caer la tarde, se encendiera una lámpara.

Al  caer la noche el aspecto  de la ventana cambiaba, esto  lo impulsaba a imaginar una historia de horror y allí volvía  a dejar correr la imaginación.

Hasta ése día en que de imprevisto las blancas cortinas se movieron bruscamente en la oscuridad, el susto lo hizo retroceder hasta quedar oculto tras su propia cortina para espiar más cómodamente sin ser visto.

Desde su escondite pudo  ver que las cortinas de la ventana, que tantas historias  le habían inspirado, eran abiertas con brusquedad.

Sin embargo, su interior continuaba oscuro, negro, ni siquiera podía divisar a la persona que estaba allí parada…porque algo le decía que allí había alguien espiándolo a él, mirando hacía su ventana.

El horror le erizó la piel, el  mismo horror que momentos antes estaba pronto a imaginar para esa ventana solitaria.

Sin pérdida de tiempo cerró lentamente ventana y  cortinas y encendió todas las luces de la casa.

Sentado en el sofá  con el control en mano buscó algún programa interesante para ver, algo que le quitara el miedo que se le había colado como un frío en el cuerpo…

Setiembre 2010Safe Creative #1010227638701

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


16.10.2010 18:45

Es la época Medieval...la habitación está a oscuras, apenas iluminada por unas velas que forman un círculo en el piso y la luna que entra por los grandes ventanales de la vieja casona.

Ella, arrodillada en el centro del círculo mágico que ha dibujado para su protección, y cerrado con las velas que alumbran el lugar, espera...por siglos ha esperado éste encuentro.

Sabe que él la está buscando, lo ha venido haciendo a través de todas sus vidas.

Jamás la eterna rivalidad que ha existido entre Magos y Hechiceros ha influido en la voracidad de la pasión que los consume.

Aún perteneciendo a familias que utilizan de modo distinto la magia, ellos se han venido amando de forma casi obscena desde el principio de los tiempos.

Tampoco en ésta época dejarán de hacerlo, a pesar de que lo desea con cada fibra de su ser aún así se protege dentro del círculo mágico, no quiere volver a dejarse subyugar por ésa pasión tan embotante.

En éstos pensamientos está cuando el viento comienza a soplar cada vez más fuerte al punto de abrir uno a uno los grandes ventanales, dejando entrar hojas por doquier y haciendo que algunas velas se apaguen y otras luchen por no dejar extinguir su luz.

Un extraño perfume se nota en el aire, la mujer lo presiente, ha quedado desprotegida al deshacerse el círculo...sabe que él está allí en la habitación observándola...y lo espera.

Un hombre joven se materializa ante ella, lentamente se va inclinando hasta quedar en cuclillas y la mira con deseo.

Sus ojos, negros y profundos, se pierden en el interior de los de la bella mujer y puede ver los momentos de placer que han vivido en distintas oportunidades de sus diversas existencias.

Igual de lento comienza a deslizarse hasta llegar a las piernas de su presa,  piernas que el viento ha dejado al descubiertos y que él recuerda perfectamente.

Sus manos de hechicero, manos deseadas por ella, por fin...al fin se posan en sus tobillos y comienzan a acariciar sus piernas deslizándose ardientes por sus muslos hasta llegar a  despojarla de sus prendas.

Ella se deja, cuanto tiempo esperando por esto...un latigazo de placer le recorre el cuerpo, su vientre arde de deseo y sus entrañas no pueden aguardar a sentirlo dentro pero...no es el momento.

Siempre ha sido así entre ellos, alargar el instante de la entrega fundiéndose en el placer de los instantes previos...

Ya sobre ella, busca su boca que lo recibe ansiosa, voluptuosa, lasciva...como siempre ha sido con él. Sus lenguas que se enredan, que se sorben hasta el último instante de vida juntos, hasta quién sabe cuando.

Ella que le arranca la ropa y él que arremete, como si fuera una lucha de enemigos cuerpo a cuerpo, a muerte, sin pausa ni tregua...y sus ojos que se buscan entre gemidos y jadeos de placer que ya no permiten retardar un minuto más el momento de la entrega.

Sus esencias vuelven a fundirse y a escribir nuevamente la desgracia de su amor y de su deseo en los cuerpos que se han vuelto etéreos y, en la danza de su mutuo amor, se han elevado del suelo.

Él, considerado un hechicero de poca monta por la familia de la aprendiz de maga, quien está destinada a ejercer la alta magia...pero nunca lo logra.

Su entrega a ésta pasión tan terrenal y física la aparta de toda posibilidad de aprender los grandes enigmas...y así...vida tras vida...

Cuando ella despierta él ya se ha ido, con su deseo y su pasión consumados y ése amor que le perfora el corazón y que lo acompañará hasta la próxima vez que se reencuentren...en otros cuerpos y en otro lugar, siempre con la misma esperanza pero también con las mismas barreras.

Ni siquiera la magia puede evitar el llanto que corre por sus mejillas, todo a causa de la maldición que otros han inventado con sus rivalidades.

El castigo de tener que vivir con el recuerdo del hombre que ama en la esencia que ha dejado en sus entrañas, en el deseo que le seguirá quemando la piel y en ése amor que sólo se le ahoga en el corazón esperando por una próxima vez...



Setiembre 2010Safe Creative #1010167587367

 Mis Musas Locas






 


Imprimir Recomendar Agrandar Achicar


28.09.2010 11:46

El está apurado, llega tarde a su trabajo.
Ella va paseando, hoy es su día libre y quiere disfrutarlo.
Ambos están sólos, aún no han encontrado esa otra mitad que los complemente.
De repente un roce, una disculpa y el cruce de miradas.
Una sensación distinta en el estómago y la piel que se eriza en señal de alarma.
Hoy puede ser un día distinto, piensa él.
Ella presiente que algo nuevo se prepara.
Entonces, todo queda a un lado, mañana en el trabajo inventará una excusa, no puede dejar pasar de largo esas sensaciones de locura.
Así, de charla en charla mientras caminaban, los ojos que se hundían en el otro y como imanes las pieles que se reclamaban.
La aventura estaba ahí para tomarla, dejarse llevar por un momento sin pensar en lo que pasará mañana.
Ya en el departamento de ella, la excusa del café no hace falta.
Los besos que se inician tiernamente, juguetonas lenguas que se atrapan.
Las manos, cual palomas, vuelan suavemente a levantar su falda.
Las ropas que caen por doquier, los cuerpos que se amoldan de forma precisa.
-¿Porqué tardaste tanto?- los labios se susurran mientras van dejando besos en cada curva.
Las manos no preguntan, ellas van directo a repasar las delicadas geografías y alborotan...alborotan los recónditos rincones que inflama el deseo y sensualmente quedan accesibles y rendidas.
Ella, arañando su espalda.
El, adentrándose en su selva florecida.
Susurros ardientes y el deseo que se eleva convirtiéndolos en letra y melodía...

-tus curvas, mujer, me vuelven loco-
-tu pasión, varón, me deja suspendida-...

El corazón que trota loco al paso que cabalga el cuerpo que se agita.
Espasmos que provoca la pasión que lleva y que culmina en brote de vida y de sudor que desborda las vasijas...

Ella, descansa su cabeza sobre su pecho.
El, con un dedo remarca su rostro.
Desnudos en la cama, olvidados del mundo exterior, sus coincidencias se encontraron y no importa el cómo.


Agosto 2010Safe Creative #1009117300200