CENTRO HOLÍSTICO SHIMA URUGUAY
TALLERES,CURSOS, MEDITACIONES, CON LA SERIEDAD Y PROFESIONALIDAD DE LICENCIADA

http://blogs.montevideo.com.uy/MEDITACIONSHIMA2010 |  Agregar a favoritos  | 
21.04.2012 12:37 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 

Todos tenemos una historia de víctima, un recuerdo de una situación en la que nos hemos sentido impotentes, fuera de control o indefensos. Los detalles de la historia. Posicionarse en víctima, sirve como un recordatorio de que a pesar de nuestros mejores esfuerzos, podemos ser superados por personas o eventos y nuestra vida puede cambiar en un instante. Sin importar cuándo comenzó por primera vez la historia de víctima, cada detalle está grabado en nuestra mente. Pero esta no es la intención de nuestras experiencias de víctima. Somos enfrentados a ellas, para elevarnos sobre nuestras limitaciones percibidas para volvernos victoriosos y pararnos en nuestro poder. El paradigma de víctima es una que toda la humanidad debe – y puede – superar y liberarlo es parte de nuestro viaje espiritual individual y colectivo.

Cuando nos preguntamos por qué las personas no son respetuosas, no nos honran o parecen salirse de su camino para bloquearnos en cada esquina, o por qué la vida es difícil, no somos felices, no tenemos suerte o estamos insatisfechos, la respuesta yace en nuestro paradigma de víctima.

Una víctima tiene muchos problemas, decepciones, expectativas no logradas y sueños no cumplidos. Con frecuencia se piensa que otros parecen ser más suertudos, más dotados, bendecidos o conectados.

Cuando estamos operando desde el paradigma de víctima enviamos un mensaje en silencio a los demás de que no somos poderosos y que ellos son más poderosos que nosotros. Cuando necesitamos ayuda podemos encontrar a alguien que responda al llamado pero si le entregamos nuestro poder a cambio de su ayuda, estamos empujándonos más hacia el paradigma de víctima.  ¿Cómo podemos liberar el paradigma de víctima, algo que muchos Trabajadores de la Luz han venido a hacer? Primero debemos entender la razón del paradigma de víctima y después tomar una decisión aunque podamos estar en un ciclo de víctima cuando estamos eligiendo. Es importante regresarnos a nosotros mismos a lo espiritual y la totalidad emocional.

El viaje a la totalidad comienza con nuestra habilidad para encontrar nuestro centro espiritual, en donde podemos comenzar a reconectarnos con nuestro poder y comenzar el viaje a la re-conexión con el mismo.

Esta también es la historia del viaje de la humanidad desde su inicio hasta ahora, el tiempo en el que estamos cambiando hacia nuevas vibraciones de ser.

Como una familia humana tenemos la oportunidad de salirnos del paradigma de víctimas y recordar nuestra conexión con la Fuente, la divinidad y nuestro poder. Dentro de cada una de estas historias de víctima hay una lección kármica, un contrato del alma, y un punto de inicio para nuestro viaje al perdón, transformación y cierre.

Tenemos una elección para permanecer como víctima y continuar sufriendo en impotencia o unir las piezas heridas de nuestra alma y volvernos victoriosos maestros espirituales que entienden la imagen más grande y pueden elegir la sanación sobre el dolor, el momento presente sobre el pasado y una vida de abundancia y satisfacción sobre carencia y pena. A todos se nos da una oportunidad para reconocer nuestro estado de víctima y elegir otra opción, crear un paradigma de nuevo mundo en donde no haya víctimas y liberemos este paradigma de la energía de la tierra para siempre.


 




 




15.04.2012 17:44 / PENSAMIENTOS POSITIVOS

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

Soltar las riendas    

     Soltar las riendas no significa dejar de preocuparme; significa que no puedo hacer lo que otros deben hacer por ellos mismos

     Soltar las riendas no es desinteresarme; es darme cuenta que no puedo controlar a otro

     Soltar las riendas no es facilitar las cosas; pero sí permitirle a los otros que aprendan de las consecuencias naturales de sus actos

     Soltar las riendas es admitir la impotencia, que significa que no puedo controlar todo y que las consecuencias no siempre están en mis manos 

     Soltar las riendas no es tratar de cambiar o culpar a otro, sino tratar de cambiarme a mi mismo

     Soltar las riendas es no preocuparme; pero si interesarme

     Soltar las riendas es no controlar, pero si apoyar

     Soltar las riendas es no juzgar, sino permitirle al otro ser lo que realmente es, un ser humano

     Soltar las riendas es no estar en el medio previendo las consecuencias, sino permitir a otros encontrar sus propias salidas

     Soltar las riendas es no ser protector, sino permitirle a otro enfrentar la realidad

     Soltar las riendas es no criticar, pero sí aceptar

     Soltar las riendas es no reprender, regañar o discutir, pero si descubrir mis propios defectos y tratar de corregirlos

     Soltar las riendas es no ajustar todo a mis deseos, sino tomar cada día como viene y disfrutar el momento

     Soltar las riendas es no pretender cambiar a nadie, sino tratar de transformarme en lo que he soñado que puedo ser

     Soltar las riendas es no arrepentirme del pasado, sino crecer y vivir el hoy

     Soltar las riendas es temer menos y amar más

 




15.04.2012 17:38 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

Para reflexionar...

   Tú eres la fuente de donde surge todo lo que haces, piensas y sientes. Tú eres el que decide lo que haces, piensas y sientes. Cree en ti, porque tú eres una energía, inteligencia y amor, que están palpitando y queriendo expresarse a través de todo tu vivir.

 
   Recuerda que tú no eres tu cuerpo, ni tu personalidad. No vives en tu cuerpo, sino que tu cuerpo y tu personalidad te tienen como fundamento a ti, a tu Ser real.

Toda tu actividad física y psíquica se fundamenta en tu Ser real invisible

 




14.04.2012 22:58 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

 Éstas son las palabras de un maestro anciano:

  "Cuando era joven, me dolía el corazón por la
violencia e injusticia de este mundo. Quería con
toda mi alma darle un sentido profundo a mi existencia.
Quería que, al morir, mi vida hubiera servido para
marcar una diferencia en este mundo, aunque tuviera
que pagar un precio muy alto para hacerlo.

  Por eso mi oración era:

  'Señor, dame la fuerza y la sabiduría para que mi
vida contribuya a mejorar la adversa situación de
este mundo.'

  Después, siendo un hombre ya maduro, me di cuenta
que no había podido cambiar nada, que el mundo continuaba
igual o peor. Estaba frustrado porque me sentía impotente,
entonces modifiqué mi oración de la siguiente manera:

  'Señor, ya que no pude cambiar el mundo, dame la fuerza
y la sabiduría para ayudar a cambiar a mi familia y a
mis cercanos.'

  Ahora que soy un anciano, me doy cuenta de lo ingenuo
y arrogante que fui al tratar de cambiar a los demás. En
mi infancia me enseñaron que todos mis problemas eran
culpa de otros, que mi felicidad y mi progreso no dependían
de mí. Cuan equivocados estaban.

  Como derroché mi vida fijándome en los errores de
los que me rodean, culpando a los otros de mis problemas,
en vez de enfocarme en reconocer y corregir mis propios
errores, mi oración ahora es:

  'Señor, dame la fuerza y la sabiduría para aprender a
ver y a reconocer mis errores, para utilizar mi fuerza
y mi poder personal, para ser cada día alguien que
sabe crecer y elegir la acción constructiva en vez de
la queja."

  Queridos todos, ¿Cuán diferentes serían nuestras vidas, si la
energía que hemos gastado en culpar a los demás de nuestros
problemas, la hubiéramos empleado en resolverlos? Poco
podemos hacer para cambiar al resto y mucho para cambiar nosotros mismos
 ¿Qué podemos reconocer hoy?




25.03.2012 13:55 / Mis artículos

Imprimir Recomendar Agrandar Achicar

Siempre la vida nos proporciona oportunidades para sanar traumas
antiguos que están enterrados dentro de nuestra memoria álmica y ADN emocional,y para regresarnos a nosotros mismos, a lo espiritual y a la totalidad emocional.
Estas situaciones se nos revelan en formas diferentes en que nos sentimos como víctimas, en los varios entrenamientos de "victimismo" que la vida nos ofrece.
El viaje a la totalidad comienza con nuestra habilidad para encontrar nuestro
centro espiritual, en donde podemos comenzar a reconectarnos con nuestro poder y comenzar el viaje a la re-conexión con el mismo.
Esta también es la historia del viaje de la humanidad desde su inicio hasta
ahora, el tiempo en el que estamos cambiando hacia nuevas vibraciones de ser.
Como una familia humana tenemos la oportunidad de salirnos del paradigma de
víctimas y recordar nuestra conexión con la Fuente, la divinidad y nuestro
poder.
Dentro de cada una de las historias de víctima hay una lección kármica,
un contrato del alma, y un punto de inicio para nuestro viaje al perdón,
transformación y cierre.
Tenemos una elección: permanecer como víctima y continuar sufriendo en
impotencia o unir las piezas heridas de nuestra alma y volvernos victoriosos
maestros espirituales que entienden la imagen más grande y pueden elegir la
sanación sobre el dolor, el momento presente sobre el pasado y una vida de
abundancia y satisfacción sobre carencia y pena. A todos se nos da una
oportunidad para reconocer nuestro estado de víctima y elegir otra opción, crear
un paradigma de nuevo mundo en donde no haya víctimas y liberemos este paradigma de la energía de la tierra para siempre.


Inicio

Buscar
Buscar en CENTRO HOLÍSTICO SHIMA URUGUAY

Sobre mí


Categorías

Mis Links

Archivo


Contacto

¿Qué es RSS?