Versión para imprimir 25/08/13



Basado en hechos reales

El despertador con campanitas sonó muy temprano en la casa de los Quiñonez. Papá Quiñonez manoteo el aparato y se arrastró como pudo fuera de la cama tratando de no molestar a su esposa y a las dos niñas que aún dormían. A las 05:00 hs en Asunción la temperatura es agradable, apuró un tereré y unas galletas de agua para salir cuanto antes. Los días pasados habían aportado un renovado entusiasmo familiar, el Señor Quiñonez volvía a tener un empleo fijo, su esposa estaba muy contenta. Entreverada entre sábanas alcanzó a darle un beso para despedirse, lo mismo hizo con las niñas. Pero ese lunes de mayo tomó una decisión importante, necesitaba renovar su Cédula de Identidad que estaba vencida. La necesitaba para solicitar los certificados de antecedentes penales y policiales que le están pidiendo en su nuevo empleo.

 

Su nuevo Jefe, en una tienda de venta de repuestos, autorizó aquella gestión pública. Ese día no le quedó otra opción que faltar a su nuevo trabajo y perder el jornal. Para realizar ambos trámites debía ir primero a Identificaciones para gestionar la renovación de su Cédula de Identidad y solicitar el Certificado de Antecedentes policiales para luego ir al Poder Judicial y solicitar allí el otro Certificado de Antecedentes Penales.

 

El solo hecho de faltar a su trabajo le costará un jornal entero (Gs. 63.778, aproximadamente 15,2 USD), eso sin contar los pasajes de autobús. Salió con paso confiado. Para llegar a Identificaciones debió tomar dos autobuses, otros dos serán necesarios para llegar al Poder Judicial, y de nuevo dos para retornar a su casa (el costo de un boleto promedio en la ciudad de Asunción es de 2.000 Gs., el equivalente a 0,5 USD).

 

Viviendo en Luque decidió salir a las 06:00hs, así podría llegar para las 07:00hs, hora en la cual la oficinas públicas paraguayas abren sus puertas. Para su sorpresa el salón ya estaba bastante lleno, sin asientos disponibles. Le correspondió el número de atención 164, se enteró que las personas ya llegan a partir de las 05:00hs de la mañana para reservar los primeros lugares y no perder así toda la mañana, y si es posible no perder el resto de la jornada laboral.

 

En esa oficina llegan a atender a más de 2.000 personas en un día. Sin embargo el no aguardó mucho tiempo para el trámite de la Cédula pues existen unas 36 ventanillas para la gestión del documento, su tiempo de espera fue de poco más de 1 hora. El trámite en sí demora poco, entre capturar sus huellas, foto, firma y pagar le insumió unos 15 minutos.

 

Papá Quiñonez no se percató que para el trámite del certificado debía solicitar otro número, y ahí sí las esperas eran mayores, por lo general hay tantas personas solicitando documentos de identidad como las que solicitan los certificados de antecedentes policiales, hoy en día este documento se exige con mucha frecuencia. Mientras aguardaba ya resignado, tenía más de 100 números por delante, se preguntó por qué tenía que solicitar cada tanto este certificado; no existirá una manera más ágil de obtenerlo sin tener que ir hasta Identificaciones; el uso de las computadoras no debería ayudar a los ciudadanos a que todos los trámites fuesen más rápidos y eficientes.

 

Abandonó “Identificaciones” con su contraseña para retirar su nuevo documento de identidad en 20 días, tiempo que deberá aguardar para luego solicitar el otro certificado de antecedentes penales en el Poder Judicial, lo que ya se imagina implicará otro día que deberá faltar al trabajo. Pero para ese entonces ya está decidido a madrugar aún más.

 

En el Departamento de Identificaciones se procesan un promedio 4.000 documentos por día en temporada alta, y en temporada baja unos 1.700. Existen en todo el país unas 52 oficinas, de las cuales solamente 14 están integradas al sistema informático central, sin embargo la gestión no es on-line totalmente, por lo que muchas personas prefieren acudir a la oficina central en Asunción porque así se aseguran de que el trámite salga en menor tiempo y con mayor seguridad.

 

En Paraguay más de 800.000 ciudadanos pasan al año por las oficinas de Identificaciones para gestionar la Cédula de Identidad, siendo que aproximadamente 320.000 (40%) acuden a la oficina central, lo que genera un número importante de movilizaciones innecesarias y como forma de asegurar el trámite. Esta inoperancia genera altos costos en tiempo y dinero que pagan las familias como la Quiñonez. La cantidad de días promedio que son necesarios para la renovación de la Cedula de Identidad es de 20 días.

Cada vez más nos deberíamos interrogar sobre cuánto está contribuyendo la ineficiencia pública a la pobreza. Pregúntenle a los Quiñonez y ahí tendrán la respuesta.





Este artículo pertenece al blog:

Peces Voladores
vagar sin meta, pero no sin rumbo

Más información:
http://blogs.montevideo.com.uy/hnnoticiaj1..aspx?64059,18879,18879,18879,,0,0