Versión para imprimir 09/09/13



El sueldo de mi Jefe

Me acabo de enterar que la empresa más grande del mundo es un Banco. Destronó del ranking que elabora anualmente la Revista Forbes, con 2000 empresas, a la estadounidense Exxon Mobil. ¿Adivinen de dónde es el Banco? Muy bien, adivinaron, es de China. Era fácil. Se trata del Industrial and Commercial Bank of China (ICBC). La publicidad de este Banco ya se la puede ver en algunas ciudades latinoamericanas. Cabe mencionar que en el ranking de las top 10 aparecen tres empresas pertenecientes al gigante asiático, en el listado global son 136 empresas.

Pero esto no es lo interesante, estamos acostumbrados a recibir noticias sobre el espectacular desempeño y la constante penetración de los negocios chinos. Cundo comencé a leer la noticia que hablaba de que un banco era la empresa más grande del mundo con un valor de mercado de 237.260 millones de dólares y con ventas por 134.770 millones de dólares, me comencé a sentir bastante indignado. Pues una parte importante de lo que está sucediendo en el mundo de hoy se debe justamente a varios bancos y otros tantos especuladores financieros. Lo interesante de la noticia es que su Presidente, el Señor Jiang Jianqing, recibió el año pasados ingresos personales por 185.000 dólares. Hasta tiene cara de honesto.

Es decir, el Presidente de la empresa más grande del mundo tiene tan solo un buen sueldo que le permite cuidar de su familia, educar bien a sus hijos, gozar de un buen seguro médico, tener una o quizás dos casas razonables y darse el gusto, cada tanto, de llevar a su esposa a gastarse sus yuanes en algún tienda de lujo de Hong Kong. El dedicado Jiang después de estos gastos, es probable que le sobre poco, si tenemos en cuenta el costo de vida en China. No sé cuan cierto será esta noticia, a veces sigue siendo complicado creer todas las cosas que vienen de China. Sin embargo, la sensación que me provocó saber que el Presidente de la empresa más grande del mundo gana más que la mayoría de nosotros pero no lo suficiente como para poder comparar una porción del PBI de algún país en vías de desarrollo, me causó una grata y asombrosa sorpresa.

Habría que plantear a escala global, en uno de estos grandes foros donde se encuentran los más ricos, que se establezca un acuerdo internacional, una especie de carta de los “Derechos para la Sensatez Humana”, que el Presidente de ningún Banco, o entidad financiera en el mundo, pueda ganar más que el salario mínimo del país de donde es originario multiplicado por 1000. Hay que entender que al fin de cuentas sigue siendo el Presidente de un Banco. Por más que cuide de los recursos de una sociedad, hay que vestirlo bien, peinarlo, sacarlo a cenar, moverlo en un buen auto, y su familia debe reflejar la importancia que su cargo tiene. De paso con ese buen salario lo ayudamos a que no se tiente tanto con los recursos que nosotros, sus clientes, depositamos en confianza.

Hay sin embargo en todo esto algo que no me termina de cerrar. Me parece paradógico que el Presidente de una empresa tan exitosa gane tan poco en el país donde más ricos han aparecido en los últimos años. Me pregunto entonces si no será parte de la estrategia del marketing global chino. Pero más allá de verdades o no, lo interesante, es reconocer que un sueldo razonable para un alto ejecutivo de la banca es noticia.





Este artículo pertenece al blog:

Peces Voladores
vagar sin meta, pero no sin rumbo

Más información:
http://blogs.montevideo.com.uy/hnnoticiaj1..aspx?63426,18879,18879,18879,,0,0