Versión para imprimir 21/05/18



EL HILO ROJO DEL DESTINO

Resultado de imagen para hilo rojo

 

La cultura Oriental tiene la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique.

Ese hilo invisible es rojo para la vista de quienes tienen una gran sensibilidad y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar, de las circunstancias…

El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse, asegurando así, que quienes deban encontrarse… sin duda se encontraran.

Esta semana quiero compartir con Uds. un cuento que trata de esa unión invisible, pero también imposible de evitar que dice que hace mucho tiempo, Chia Ming, un famoso emperador Chino se entero que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa que tenia la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mando traer ante su presencia y le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que seria su esposa.

La bruja accedió a cambio de una pequeña fortuna y comenzó a seguir el hilo.

Esta búsqueda los llevo hasta un mercado en donde una pobre mujer con un bebe en los brazos ofrecía sus productos.

Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invito a ponerse de pie. Tomo las manos del emperador y señalando la criatura le dijo: “Aquí termina tu hilo”.

Al escuchar esto el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja, empujo a la campesina que aun llevaba a su pequeña bebe en los brazos y la hizo caer haciendo que la pobre niña se hiciera una gran herida en la frente.

Furioso ordeno a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llego el momento en que este emperador debía casarse y sus asesores políticos le recomendaron que lo hiciera con la hija de un general muy poderoso.

Seria una unión más que de afecto, de estrategia y de poder, puesto que ni siquiera conocía a quien sería su futura esposa.

Aceptó y llegó el día de la boda y el momento de ver por primera vez la cara de quien sería su mujer… la cual entro al templo con un hermoso vestido blanco y un velo que la cubría totalmente.

Intrigado, levanto el velo para descubrir su cara y se encontró con la mujer de sus sueños, la que siempre había deseado tener… con unos hermosos ojos negros, una boca perfecta, un rostro del cual se enamoro inmediatamente…

¡El cual tenía una cicatriz muy peculiar en la frente! 

 





Este artículo pertenece al blog:

SINTONIA
De Alma a Alma

Más información:
http://blogs.montevideo.com.uy/hnnoticiaj1..aspx?47861,2245,2245,2245,,0,0