Versión para imprimir 22/08/17



Matrix fue un poroto....

Había una vez un planeta que gastaba la mitad del dinero que producía en armas, haciendo como que combatía a los terroristas y narcotraficantes que -o casualidad- eran sus mayores clientes. 

La población  de ese lugar, que era en su enorme mayoría PACÍFICA y que lo único que pretendía era poder estar en paz, en armonía, disfrutando de los pequeños y grandes placeres de la vida, estaba siendo sometida, extorsionada, chantajeada, asustada,  por acción o por omisión, por unos pocos habitantes que -causalmente-tenían las mayores riquezas y con ellas, el poder para distorsionar y manejar  cualquier cosa, situación o circunstancia de forma que sus intereses NUNCA fueran afectados.

En ese estado de situación se fomentaba la xenofobia, el nacionalismo a ultranza, el racismo, la competencia pírrica  -cueste lo que cueste- y cualquier otra cosa que sembrara la desconfianza, la inseguridad, el miedo para de ese modo alimentar el aislacionismo de sus gentes, desestructurandolos física, psíquica y materialmente y así poder manipularlos mejor.

El pan y circo romano redimido globalmente ya no para tirar a sus gladiadores a los leones sino que -supuestamente- mas sutilmente con nuevos entretenimientos, no tan dantescos, truculentos y explícitos pero -justamente por ello-  mas desvastadores, imparables y dificiles de conjurar.

Así pues, se podía observar al mismo tiempo en el noticiero des-informativo local como en algún sitio de ese mundo, se sucedían actos de barbarie parciales, motivados por un odio totalmente irracional que ya no diferenciaba la causa ya fuera cosechado a fuerza de anteriores esclavitudes,  bombas, sumisiones, y hambrunas u iluminados por proto-hombres   supremasistas sub-normales, todo ello dosificado, entreverado, exacerbado, disminuído o ninguneado y desaparecido según su conveniencia y lugar de origen llegando a la irrealidad de razgarse las vestiduras horrorizada por el asesinato espantoso, horroroso y siempre injustificables de algunos con el silencio cómplice, atroz y asqueroso con hasta peores y mas numerosos asesinatos de otros...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





Este artículo pertenece al blog:

rupestre
notas al vuelo

Más información:
http://blogs.montevideo.com.uy/hnnoticiaj1..aspx?111789,16293,16293,16293,,0,0